Maridajes imposibles para cuatro recetas que son una locura

Javier Campo

Jueves 06 de Febrero de 2020

Compártelo

Leído › 1948 veces

Disparatadas pero geniales armonías que no te podrás quitar de la cabeza

Todos sabemos que existen armonías complicadas con depende que alimentos. Si además combinamos alimentos difíciles entre sí, lo complicado se convierte en casi imposible

El chocolate, las alcachofas, los espárragos, el gazpacho... Todos estos alimentos tienen un denominador común: que son difíciles de maridar. Pero no por ello imposible ya que además de la afinidad y el contraste, el gusto personal impera y las reglas, están para romperse.

Algunas veces, la cabeza se nos va un poco y abres la nevera, y empiezas a sacar cosas buscando una idea para preparar la comida. De ahí salen desastres o genialidades. Otras veces has preparado algo para comer (normal) y lo acompañas bebiendo lo que encuentras en casa. Y te das cuenta de que te gusta (o no) lo que has unido. Esto pasa en un domicilio y en muchos restaurantes. Creamos una receta a partir de una experiencia.

Tanto las experiencias personales como las que me van contando, son susceptibles de tener en cuenta a la hora de buscar la armonía con la que disfrutar de la comida y la bebida unidas por un maridaje. Hay ciertos alimentos que, entre sí, no se nos hubiese ocurrido asociarlos, pero buscar una bebida para ellos, puede ser un reto. Os propongo algunas disparatadas (e interesantes) ideas.

1. Probad a preparar un vol au vent (o comprad) esas pequeñas bases de hojaldre para llenarlas con chocolate blanco cremoso y "pinchemos" en vertical unos cuantos sticks de chorizo. Lo vamos a maridar con un tinto de shirah.

2. ¿Qué tal si hacemos otra de esas locuras? Vamos a hacer una "sopa" fría de pepino triturándolo de manera que quede muy fino y cremoso y vamos a añadirle unos tacos de torreznos de Soria. Aquí vamos a buscar un espumoso andaluz elaborado con Pedro Ximénez.

3. Preparamos un guiso de tripa de bacalao con unas judías blancas, jugo de cabeza de gambas (si, esa que recomiendan no chupar) y vamos a añadir unas tiras de coco fresco. El acompañamiento esta vez, con una cerveza ácida.

4. Una ensalada de algas con yemas de erizo de mar, pues tampoco sería tan raro, pero si ahí pones una vinagreta de mermelada de tomate, queso azul y lo acompañas con una sidra dulce, el tema ya no es el mismo.

Las posibilidades son infinitas. Los límites, no existen. Los resultados... pues bueno... no siempre son los esperados. ¿Os acordáis del tuétano con churros de Daviz Muñoz? Seguro que también tienes tu maridaje imposible con una receta imposible ¿me la cuentas?

Javier Campo
Sumiller y escritor de vinos

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 1948 veces

Comenta