El Godello que vino en bicicleta

Javier Campo

Viernes 04 de Octubre de 2019

Leído › 1705 Veces

Una etiqueta de los más divertida, la del Ciclohome, el godello de Auténticos Viñadores y que sabe a tradición

Es que últimamente se ha hablado bastante de Auténticos Viñadores y sus Vinos de Terroir y me apetece mucho hablar de su Ciclohome, el godello de Pazo de Ulloa que ha seleccionado mi buen amigo y compañero sumiller Luis Miguel Fernández.

Independientemente de su historia, la del hombre de la bicicleta que recorría toda Galicia buscando las mejores cepas para elaborar vino nada más y nada menos que para el Vaticano, el Ciclohome es uno de esos vinos a los que denominas vinazo.

Aquí, se juntan un montón de cosas para que esto sea así y no sea un Ribeiro más. Selección de la tierra. Selección de las cepas y de la uva, tanto en viña como en bodega. Un trabajazo. El trabajo durante más de un año y medio de lías en depósito para darle estructura y carácter. Otro trabajazo. Pues eso. Un vinazo.

Me ha gustado mucho poder catarlo y poder contároslo. Visualmente tiene un color limpio, brillante y de dorado moderado. La nariz explota en medio de flores y frutas como la pera, el membrillo y los cítricos. La boca es voluptuosa y plena. Sorprende que con ese volumen tenga la frescura y acidez que tiene. Largo y, en definitiva, elegante. Muy gastronómico. Puede maridar con un montón de cosas.

Javier Campo
Sumiller y escritor de vinos

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta