121.763 Seguidores !

Jean Milan d’Oger: un Grand Cru desde… ¿Albacete?

Javier Campo

Jueves 29 de Noviembre de 2018

Leído › 936 Veces

No. No nos hemos vuelto locos. Evidentemente este maravilloso Blanc de Blancs nos llega desde la Champagne para deleite de los amantes de “les bulles”

Para ubicarnos un poco, Oger, está ubicado en el corazón de la Côte des Blancs, y está clasificado entre los 17 Grands Crus de Champagne, lo que significa que es uno de los mejores terroirs de toda la Región. Sus viñas producen la muy codiciada Chardonnay, conocida como la variedad de uva noble de Champagne. Es la variedad de uva blanca más popular para la composición de grandes añadas, ya que la Chardonnay aporta frescura, finura y longevidad.

La casa de champagne Jean Milan sigue en manos de la misma familia que la vio nacer. Ahora es la quinta generación de la bodega la encargada de mantener las tradiciones familiares. Jean – Charles Milan es el encargado de la viña y el primer paso ha sido mantener el prensado tradicional con las prensas antiguas, tal y como se hacía hace 150 años.

Jean Milan Brut Blanc de Blancs se creó para celebrar el nuevo milenio. Su gran acogida hizo que la marca se haya mantenido a lo largo de todos estos años convirtiéndose en uno de sus vinos más reconocidos.  Es por ello que Dehesa de Luna se ha convertido en "embajadora" de ésta maison y nos distribuye en España la esencia de la champagne. Elaborado con la variedad chardonnay (100%) procede de un viñedo único, Gran Cru d´Oger, y del ensamblaje de las añadas 2012 y 2013. Ha permanecido durante 4 años en botella hasta conseguir su óptima madurez.

No suelo escribir en Vinetur notas de cata de vinos espumosos (no porque no me gusten, sino porque no me envían) pero me ha gustado mucho tener valorar este vino. Sus burbujas denotan esos 48 meses de envejecimiento mínimo y su color dorado resalta la madurez. En nariz en muy aromático, con toques cítricos, tropicales y reminiscencias de membrillo. En boca es amplio y de marcada acidez lo cual nos da persistencia y es un claro indicador de la vida y la evolución. Copa de bienvenida y por supuesto, enorme acompañante de pescados y frutos del mar por su final salino y fresco.

Javier Campo
Sumiller y escritor de vinos

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta