120.889 Seguidores !

Martín Berdugo es audacia en Aranda

Javier Campo

Lunes 15 de Octubre de 2018

Leído › 2109 Veces

Esta bodega creada en el 2000 en el corazón de la Ribera del Duero ofrece la delicada combinación de modernidad y tradición en su hacer, pero sobre todo, en sus vinos

En la incesante búsqueda de un vino honesto, la familia Martín Berdugo, experimenta y trabaja diariamente para conseguir ofrecer a los amantes del vino un producto esplendoroso en el que la fruta de la cepa sea la principal protagonista.

En la fachada de su bodega se ve la inquietud por estar a la vanguardia de la enoarquitectura, y en sus vinos, se refleja la misma inquietud por ofrecer al consumidor un vino con marcado carácter tradicional y a la vez, con nuevos cortes de elaboración.

Sus viñedos están ubicados en una terraza sobre el río Duero, en el meandro que se forma justo antes del encuentro con el río Arandilla, en la meseta castellana, a 800 metros de altitud y unas condiciones climatológicas extremas, en una de las denominaciones de origen más singulares y especiales del mundo: Ribera del Duero.

Un solo pago aglutina 104 hectáreas que abastecen la bodega en la cual se elaboran una gama de seis vinos. Probarlos todos a la vez, ha sido una fantástica experiencia, pero quizás me quedo con el Barrica y lo comparto con todos vosotros.

Se elabora con tempranillo al 100% y tras las fermentaciones, pasa cuatro meses en barricas americanas y otros cuatro meses en botella antes de salir al mercado. Su color oscuro al servirlo en copa es de capa media alta y recuerda a los tonos púrpuras. En nariz, a copa parada, los frutos rojos negros afloran descarados. Cuando agitamos la copa todo se complica. Se torna más complejo y los tostados aparecen, mezclados con balsámicos y avainillados. Para terminar en boca os diré que tiene una buena entrada y es un tanto aterciopelado. Al principio el tanino ataca con una poco de fuerza pero se calma al segundo sorbo y se torna más amable y equilibrado. Post gusto medio largo que de nuevo hace aparecer la fruta.

Javier Campo
Sumiller y escritor de vinos

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta