De cómo un número y unas siglas pueden expresar tanto

Javier Campo

Miércoles 25 de Octubre de 2017

Leído › 1868 Veces

Así es el LAN D-12, un vino de Rioja que llega en esta nueva edición al mercado más vibrante que nunca y con la imagen renovada

Pues sí. Todos conocemos bodegas LAN, pero no tantos saben que ese nombre son las siglas de las tres provincias que componen La Rioja: Logroño, Álava y Navarra. Un compromiso con la tierra desde el inicio y el mismo nombre, incluso. Así es el compromiso de una bodega fundada en 1972 y con una viña en medio de un espectacular meandro del Rio Ebro. Al amparo de los vientos por la Sierra Cantabria, esta finca defiende la agricultura sostenible y la identidad de las variedades autóctonas

Dos gamas de vinos diferenciadas protagonizan esta historia. Por un lado el crianza, el reserva y el gran reserva. Y por otro lado, otros cuatro vinos de los que hoy, solo vamos a hablar del primero: el exclusivo y elaborado en el Depósito Número 12 que le da nombre. El D-12. Aunque, el 12 tiene más significados tales como los meses, y otras apreciaciones cronológicas que nos cuentan desde bodega.

Un vino con una crianza de 12 meses (el 12 otra vez) en barricas de Apalache Americano y Chateauroux Francés y elaborado con tempranillo de cepas que oscilan entre los 20 y los 30 años, pero seleccionadas por Paco y Chuchi por sus propiedades organolépticas y que lo convierten en tan especial para ellos, y también, para quienes lo prueban.

A la vista nos deja ver un color a cereza granate brillante y vivo. Al acercar la copa a la nariz las frutas rojas "salen" pletóricas de la copa en medio de balsámicos, regaliz, rosa, violeta y cacao. Al primer sorbo, su elegancia inunda la boca con un paso amplio y equilibrado. Postgusto envolvente y persistente que nos invita a su culto.

Javier Campo
Sumiller y escritor de vinos
¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta