Mas Alta: pasión por la tierra

Javier Campo

Lunes 13 de Marzo de 2017

Leído › 2728 Veces

Encontrar a persona apasionadas por el vino es maravilloso, pero aún lo es más, cuando la pasión por el terroir se convierte en el eje principal de su trabajo. Descubre en este reportaje la expresividad de una tierra convertida en vino.

Con sus puertas abiertas, Mas Alta nos da la bienvenida en el corazón del Priorat, en la Vilella Alta. Nacida en 1999, esta bodega apuesta en cada una de sus 40 hectáreas por la expresión de la tierra y de la viña.

Sin lugar a dudas el Priorat es una de las regiones vitivinícolas que expresan la tierra con su mundialmente conocida licorella (pizarra). Las laderas imposibles, su escasa pluviometría, sus vientos, sus gentes... todo ello contribuye a que los vinos del Priorat se hayan ganado a pulso un lugar en el mercado internacional.

Cuando Diane y Bixente llegaron a Priorat, se vieron inmersos en la aventura en la que se convierte hacer vinos en el Priorat donde, como ellos mismos cuentan, todo es difícil.
Poco a poco, han ido introduciendo el respeto por la tierra en su proyecto con un trabajo ecológico y biodinámico. Y curiosamente se ve cuando apareces por la bodega sin previo aviso y ves trabajando una mula la tierra en lugar de un tractor.

"Hay zonas imposibles de entrar con una máquina. La mula no pesa lo mismo que un tractor y esto favorece que las raíces de la viña puedan expandirse. No lo hacemos por la foto. Tratar una finca con herbicidas y con maquinaria te lleva un par de días y de ésta manera podemos pasar una o dos semanas", Bixente lo tiene muy claro. El factor tiempo parece no tener el mismo sentido para ciertas cosas en Mas Alta.

Los vinos de Mas Alta están elaborados principalmente con las variedades autóctonas garnacha y cariñena, aunque flirtean con otras variedades foráneas como el Cabernet sauvignon y la Syrah.

La incorporación al equipo del sumiller Manel Subirà en el departamento comercial hace que los vinos de Mas Alta lleguen al consumidor final cargados de alma y de historia, algo que solo se puede transmitir con el saber hacer y la sensibilidad de éste gran prescriptor.

Como punto interesante de venta, puedes elegir antiguas añadas y no solo las recién terminadas, por lo que es posible disfrutar de sus vinos en fantásticas catas verticales.

El reconocimiento nacional e internacional de sus vinos por parte de las más prestigiosas guías de vino, revistas especializadas y concursos, hacen que tomarse una botella de Mas Alta sea una garantía de placer hedonista.

Javier Campo
Sumiller y escritor de vinos
¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta