Cómo disfrutar el vino en su momento óptimo de consumo

Jueves 07 de Mayo de 2015

Leído › 5046 Veces

¿Cuándo está listo un vino para beber? Catar un vino a lo largo de los años a medida que va madurando es uno de los mayores placeres que puede proporcionar la bodega de un coleccionista

Puede ser sumamente decepcionante guardar un vino durante muchos años y descubrir, al probarlo, que se halla en franco declive.

Para evitar este tipo de decepciones, compre por lo menos un par de cajas de un vino que desee añejar. Abra una botella al poco de haberlo comprado para ver cómo sabe en su juventud, y anote sus impresiones.

Para comprobar cómo va evolucionando, abra una nueva botella más o menos cada seis meses, pero sin llegar a exceder el marco temporal recomendado.

Como es difícil que de este modo llegue a terminar una caja entera, siempre le quedarán al menos otras doce botellas que sí va a poder degustar en su punto óptimo de madurez.

Es muy posible que, cuando llegue el momento idóneo para su consumo, observe en algunos vinos maduros la presencia de depósitos o sedimentos sólidos.

En tal caso, saque el vino del botellero correspondiente al menos un día antes de servirlo y déjelo de pie para que los posos se depositen en el fondo. Llegado el momento de servir, decante el vino con mucho cuidado.

El vino envejece de forma más rápida en las medias botellas que en las botellas enteras y viceversa: en los magnums y otras botellas de mayor formato, el vino envejece más lentamente.

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta