La exclusiva botella decantadora premium que recoge los sedimentos

Susana Formoso

Viernes 17 de Abril de 2015

Leído › 6885 Veces

Además de ofrecer una presentación diferente, el original diseño de la Botella Abellán permite disfrutar plenamente de las bebidas, conservando todas sus propiedades organolépticas, mejorando, de este modo, su consumo

Cuando ideó su diseño, el murciano Pablo Abellán Guillén no se imaginaba la gran aceptación que iba a tener. El objetivo era llegar a una botella decantadora con una imagen original y atractiva que dejase en su interior los sedimentos del vino, evitando, de este modo, los molestos restos en boca.

La Botella Abellán se caracteriza por contar con un hombro invertido, que permite ese proceso de decantación de las bebidas. Desde su salida a mercado, causó gran sensación entre los clientes, no solo por su diseño, sinó también por ofrecer la posibilidad a los enólogos de contar “con una herramienta más para obtener vinos más personales, aprovechando todos los matices, sin perder los aromas ni el color”, indican desde la empresa. Además, “permite a la bodega reducir costes de fabricación al poder suprimir la estabilización por frío”, al tiempo que se contribuiría a reducir los costes energéticos y medioambientales que dicho proceso supone.

La altísima calidad de esta botella patentada y registrada ha llevado a que se catalogue como Botella Premium, lo que también supone un paso más en la presentación de un producto “con un diseño exclusivo y una calidad exquisita fabricada según los más altos niveles de exigencia cosmética”. Y es que además de su característico hombro invertido cabe tener en cuenta que sus paredes no son paralelas. El objetivo de esta disposición es que el etiquetado de la botella no se deteriore cuando está almacenada o en exposición.

Además de resultar ideal para albergar vinos de todo tipo, la Botella Abellán resulta especialmente útil para las cervezas artesanas, ya que no se suelen filtrar ni pasteurizar. No obstante, su última fermentación se lleva a cabo en barril o en botella. En este último caso, el original producto creado por Pablo Abellán permite que el producto llegue al consumidor “con todo el sabor y aroma original de la cerveza” impidiendo el paso de la levadura que pueda quedar depositada en el fondo de la botella.

La versatilidad de esta original botella decantadora la convierte en un recipiente ideal para “cualquier líquido que tenga algún tipo de sedimento o elemento sólido, ya sea propio y natural del líquido o añadido”. Así, se puede utilizar para aceites, vinagres, agua o bebidas espirituosas, entre otras. Además, la Botella Abellán cuenta con una amplia variedad de colores y capacidades (aunque la más común es de 750 mililitros) que se pueden adaptar a las necesidades de cada uno de los productos que vaya a almacenar.

Su original presentación y su alta funcionalidad han llevado a que la creación de Pablo Abellán fuese seleccinada entre los finalistas de los Premios Delta 2014, uno de los galardones más destacados en el sector del diseño industrial. Una apuesta por la versatilidad, el diseño y el consumidor final que ha revolucionado el mundo del embotellado de bebidas.

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta