El viticultor armado: la defensa de la viña

vinogallego.com

Sábado 12 de Junio de 2010

Leído › 3479 Veces

El viticultor armado: la defensa la viña

Como si de un buen guerrero se tratase el viticultor planifica y se prepara para la batalla anual contra los enemigos que le esperan en el viñedo

El viticultor
El viticultor
Ante la extensa "legión" de enemigos y peligros que acechan constantemente, uno se pregunta como se las arreglan los viticultores para conseguir proteger la vid en todo su proceso evolutivo.

A la ya extensa lista de tareas y actividades que ha de realizar el viticultor durante el año, hay que añadir una serie de medidas que veremos a continuación con el fin de defender su amado viñedo.

En este campo no existen reglas fijas, cada viticultor se postula como un guerrero que tiene el cometido de defender la vid, para ello dispone de una serie de armas pero la planificación y uso de las mismas corre por cuenta de si mismo.

Los enemigos son múltiples y en ocasiones también evolucionan y aprenden a defenderse. Los principales problemas con los que se puede encontrar un viticultor van desde las enfermedades provocadas por los hongos y bacterias (mohos, podredumbres, mildiu, oídio,…), hasta los parásitos e insectos (larvas, orugas, filoxera, arañas, ácaros,…)

Lucha biológica

El uso de algunos microorganismos para combatir a otros nocivos es una medida muy efectiva para evitar plagas. No obstante se trata de un tema delicado, puesto que es preciso desarrollar defensas que no sean nocivas para la planta ni para otros insectos beneficiosos para ella.

Lucha química

Una medida básica y actual en la protección de las vides es la fumigación (insecticidas, acaricidas, fungicidas, herbicidas,…) que puede ser realizada de forma preventiva o paliativa. Es una medida muy efectiva pero controvertida, pues suscita frecuentemente el debate sobre la salubridad del vino resultante al aplicar estas sustancias sobre la uva, además del posible efecto dañino sobre el medioambiente.

Lucha biotécnica

El uso de sustancias olorosas, colores y formas, puede servir para ahuyentar, repeler o atraer hacia determinadas trampas a insectos, parásitos o aves.

Lucha mecánica

La lucha "cuerpo a cuerpo" del viticultor contra las malas hierbas e insectos, la colocación de redes protectoras, mallas de plástico u otras armas para evitar los daños de las aves, roedores e insectos, siguen siendo, a pesar de toda la tecnología existente, una importante medida para salvaguardar las vides.

Tecnocultivo

Las técnicas modernas de cultivo para la consecución de un viñedo sano han avanzado mucho. Viñedos formados por las variedades más resistentes e injertadas en los más protectores soportes, fertilizadas de forma óptima para fortalecer la resistencia natural de la planta, emplazadas para minimizar los peligros climáticos,… son algunas de las herramientas habituales y de uso común entre los viticultores.

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta