La Ruta del vino Rías Baixas quiere redefinir el enoturismo

La nueva apuesta de las Rías Baixas

Viernes 23 de Febrero de 2024

Compártelo

Leído › 2159 veces

Hablemos de vino, pero no de cualquier vino, sino de aquel que viene acompañado de una experiencia que va más allá de la copa. Hablamos del enoturismo, un sector que está cogiendo fuerza en nuestros días, especialmente en las bellas tierras de las Rías Baixas. Este rincón de Galicia, conocido por sus paisajes de postal y su exquisito marisco, está dando pasos agigantados hacia la consolidación de su oferta enoturística, y parece que ahora, más que nunca, está listo para conquistar paladares y corazones a nivel global.

Recientemente, un encuentro clave tuvo lugar en la sede de la Denominación de Origen Rías Baixas, en Pontevedra, marcando un antes y un después en la forma de entender y comercializar el enoturismo en esta zona privilegiada. Más de una veintena de empresas, todas ellas asociadas a la Ruta do Viño Rías Baixas, se reunieron con Pilgrim, una agencia de viajes gallega que ha visto un potencial inmenso en este territorio. La idea? Nada menos que dar forma a una propuesta enoturística que no solo satisfaga, sino que supere las expectativas de un mercado cada vez más interesado en vivir experiencias únicas vinculadas al vino.

Roberto Fraga, CEO de Pilgrim, junto a Cristina San Martín, responsable del área Premium de la agencia, compartieron su visión con José Simón Ferro y Lorena Varela, presidentes de la Ruta, así como con representantes de las distintas subzonas que componen este itinerario vinícola: Condado do Tea, O Rosal, Soutomaior, y Val do Salnés. La conclusión fue clara: las Rías Baixas ofrecen algo que no se encuentra en cualquier parte. Su patrimonio vitivinícola, el encanto de su territorio, la singularidad de sus variedades autóctonas y, cómo no, la indiscutible calidad de sus vinos, son atributos que demanda un nicho de mercado específico y que, bien aprovechados, pueden posicionar a esta zona como un referente en el mapa mundial del enoturismo.

La jornada no solo sirvió para poner de manifiesto el potencial de las Rías Baixas como destino enoturístico, sino también para reafirmar el compromiso de todos los involucrados en trabajar juntos hacia un objetivo común. La idea es clara: desarrollar experiencias que no se limiten a la degustación de vinos, sino que involucren al visitante en una aventura sensorial completa, donde cada copa sea una historia, cada viñedo un descubrimiento y cada bodega un hogar.

Esta apuesta por la calidad no es casualidad. Formar parte del club Rutas del Vino de España implica cumplir con unos estándares elevados que garantizan al visitante una experiencia inolvidable. Además, muchos de los miembros de esta ruta gallega cuentan con certificaciones que avalan su compromiso con la excelencia, como el SICEC y la Q de Calidad Turística. Todo esto, sumado a la voluntad de trabajar en sinergia y de innovar constantemente, dibuja un futuro prometedor para el enoturismo en las Rías Baixas.

La Ruta do Viño Rías Baixas es un ejemplo de cómo la pasión por el vino y el amor por la tierra pueden traducirse en una oferta turística de primer nivel. Aquí, el vino se convierte en un vehículo para explorar paisajes, tradiciones y sabores, en una invitación a vivir Galicia de una forma diferente. El mensaje es claro: más allá de disfrutar de un buen vino, se trata de sumergirse en una cultura, en una historia y, sobre todo, en una experiencia que, sin duda, dejará huella en el alma.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 2159 veces