Vinòmaly, la revolución del consumo de vino

Claramente esta empresa viene a revolucionar el consumo del vino

Escrito por

Viernes 19 de Enero de 2024

Compártelo

Leído › 7237 veces

En 1924, el barón Philippe de Rothschild - propietario del mundialmente reconocido Château Mouton Rothschild en Pauillac, Francia -, buscando controlar de forma integral el proceso de elaboración del vino (desde el viñedo hasta la botella), embotelló por primera vez toda su cosecha en las dependencias de su propiedad. Fue el primero de la región bordelesa en hacerlo, y sin duda una importante revolución técnica para su época, que ya en 1960 se transformaría en una práctica habitual en el resto de las bodegas. Fue, sin duda, un visionario para sus tiempos, que supo entender las necesidades y el futuro de su negocio.

Hoy, y especialmente en un momento tan complicado para la industria vitivinícola, es fundamental abrirse a nuevas herramientas que permitan conquistar nuevos consumidores. Es aquí donde Vinòmaly, la primera WineTech del Cono Sur, entra a jugar un importante rol. Fundada en Chile hace 2 años por Diego Valdés (CEO, ingeniero en biotecnología) y Felipe Zúñiga (CTO, ingeniero civil industrial) tiene por objetivo acercar la tecnología de la Inteligencia Artificial y Data Analytics al "tradicional" mundo del vino.

Valdés comenta que después de haber trabajado varios años en temas de investigación y desarrollo como proveedor de botellas y barricas para las bodegas, decide perfeccionarse realizando un Master of Science in Technology Management en Columbia University (NY), siempre pensando en concretar esta empresa. De esta manera, invita a Zúñiga (ex Uber y ex Cornershop) a ser parte de este ambicioso proyecto, que actualmente ya es una realidad.

En el camino se une Hugo Salvestrini (CCO, enólogo y Wine MBA) que aporta su vasta experiencia técnica y comercial a Vinòmaly. Se trata, entonces, de un equipo que actualmente está ayudando a las viñas a ser más eficientes (rentables) en sus procesos productivos y a vender más (y mejor).

Esta empresa viene fuertemente a revolucionar el consumo del vino. Gracias a la posibilidad de parametrizar los paladares o "gustos" de los consumidores, se les puede proponer el vino - que ha sido químicamente analizado - que sea un match perfecto, lo que disminuye la incertidumbre en la decisión, aumenta la seguridad de compra, y puede ayudar a reencantar a los actuales bebedores de vino y atraer a aquellas generaciones que no tienen un mayor interés por este producto. Incluso, esto podrá ayudar al retail y a los productores a entender lo que realmente les gusta a sus clientes.

Este es el gran desafío que el equipo de Vinòmaly se ha impuesto. Un objetivo para el cual los argumentos y maquinaria tecnológica son las bases para alcanzarlo. De la misma manera que en su momento el Barón de Rothschild fue un hombre que "pensó por fuera de la caja", Vinòmaly viene con innovación y disrupción a ser un pilar clave para este negocio arraigado a la cultura e historia de muchos países.

¡Que viva la Revolución! ¡Que viva el Vino!

Un artículo de Hugo Salvestrini
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 7237 veces