Un proyecto pionero para hacer el mundo del vino más inclusivo

La Ruta del Vino de Toro al frente en la digitalización accesible del patrimonio vinícola

Viernes 01 de Diciembre de 2023

Compártelo

Leído › 2339 veces

El enoturismo está experimentando una transformación significativa gracias a la Ruta del Vino de Toro, con una iniciativa que no solo se enfoca en la promoción del vino y su cultura, sino que además se destaca por su compromiso con la accesibilidad. En un esfuerzo por hacer el turismo del vino más inclusivo, esta ruta zamorana ha emprendido un proyecto de digitalización en 3D de su Bodega Histórica, permitiendo así que personas con discapacidad motora y sensorial puedan disfrutar de visitas virtuales a este emblemático espacio.

Ubicada en el corazón de la comarca de Toro (Zamora, Castilla y León), la Bodega Histórica del Vino de Toro, conocida como la "Niña Bonita" de las bodegas toresanas, es un edificio con una rica historia que se remonta al siglo XVII. La gestión de este patrimonio histórico está a cargo del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Toro.

De este modo, con la finalidad de hacer este legado accesible a todos, se está llevando a cabo un proceso de digitalización en 3D. Este proyecto no solo busca abrir las puertas de la bodega a un público más amplio, sino también establecer un modelo replicable para otras bodegas en la región.

HeritAccess, un proyecto líder a nivel europeo

Este proyecto de accesibilidad digital forma parte de una iniciativa más amplia denominada "HeritAccess – acceso a la cultura y al patrimonio en entornos rurales a través de la experiencia digital interactiva". Coordinado por la Ruta del Vino de Toro y el Centro de Innovación Educativa "Formative Footprint", este proyecto cuenta con la colaboración de socios de Serbia, Eslovenia, Italia, Grecia y Alemania. HeritAccess se centra en mejorar la accesibilidad al patrimonio cultural y histórico en entornos rurales, promoviendo un enoturismo accesible e inclusivo.

La iniciativa no solo se limita a la digitalización de espacios físicos. También incluye la creación de una base de datos del patrimonio rural, abarcando tanto espacios públicos como privados. Esta base de datos se enfocará en resaltar tradiciones y leyendas, facilitando su acceso a personas con discapacidades. En este sentido, la Ruta del Vino de Toro está invitando a colaborar a empresas y entidades locales, con el fin de identificar y catalogar elementos de relevancia histórica y cultural.

Más allá de este proyecto, la Ruta del Vino de Toro muestra un compromiso constante con la inclusión y accesibilidad. Recientemente, en el marco del Día Internacional de las Personas con Discapacidad, la Ruta reafirmó su compromiso con la inclusión, recordando su colaboración con entidades como la Fundación ONCE y la Asociación de Familiares y Amigos de Enfermos de Alzhéimer y otras Demencias de Zamora (AFA). Estas colaboraciones son un claro ejemplo de cómo la Ruta busca integrar activamente las necesidades de personas con discapacidad en sus proyectos turísticos.

Este esfuerzo por parte de la Ruta del Vino de Toro no solo destaca su liderazgo en el ámbito del enoturismo, sino que también refuerza la importancia de la inclusión y accesibilidad en el sector turístico. A través de la combinación de tecnología avanzada y un compromiso social firme, la Ruta del Vino de Toro está abriendo nuevos caminos para que el disfrute del patrimonio vinícola sea una experiencia compartida por todos, independientemente de sus capacidades físicas o sensoriales.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 2339 veces