Dominio Basconcillos: la bodega de altura que apuesta por la sostenibilidad y la artesanía

Su ubicación excepcional, su vínculo sostenible, su artesanía y su carácter innovador, son algunas de los principales pilares que llevan a esta bodega a la máxima excelencia en el mercado vitivinícola.

Lunes 27 de Noviembre de 2023

Compártelo

Leído › 5751 veces

Cualquier momento es bueno para descorchar la botella y brindar con un buen vino. Con la Navidad a la vuelta de la esquina, cada vez es más frecuente ese sabor tan distintivo en el paladar. Y ya no es cuestión de excusas, sino que acompañar una comida o una cena especial con una copa de vino será siempre un plan imposible de rechazar.

Cada vez más exigentes y en busca de la excelencia y la máxima calidad, la selección de un vino distintivo que enamore y marque la diferencia requiere de un trabajo exhaustivo. Por ello, te damos las claves por las que Dominio Basconcillos, bodega pionera del siglo XXI con unos rasgos totalmente identitarios, se ha convertido en un vino único y diferenciador en el mercado:

1.Vino de altura

Aunque no son viñedos fáciles de cosechar, el vino de altura es la tendencia del momento dentro del mundo vitivinícola. Por sus condiciones excepcionales, la localización de estos viñedos hace que el resultado en cada botella sea excepcional.

Uno de los valores diferenciadores de Dominio Basconcillos es precisamente su localización. A unos 1.000 metros sobre el nivel del mar con una orientación sur en la zona noreste más desconocida de la Ribera del Duero, esta bodega presume de producir un vino de altura único.

La altura del viñedo unido a una exposición sur, la orografía del terreno con una diversidad en sus suelos (arcillo-calcáreos, grava y arena), las diferencias de temperatura entre el día y la noche, la ventilación y pureza del aire y los rendimientos muy bajos (menos de 4000 kg/ha) hacen que las condiciones de esta bodega del conocido como Paraje del Alto del Cura, lugar donde ya en la Edad Media los monjes Benedictinos trajeron el cultivo de la vida alrededor de su monasterio, no se encuentren en ningún otro lugar.

2.Sostenibilidad

La sostenibilidad, una de las tareas pendientes en los últimos tiempos, es uno de los hilos conductores de este proyecto desde sus inicios y lo que impulsó a su fundador, José María Basconcillos, ha adentrarse en el mundo vitivinícola y ser, a día de hoy, una bodega pionera en viticultura orgánica.

Desde Dominio Basconcillos tienen claro que "sólo respetando los ciclos naturales se consigue lo mejor de ello". Así es como, tras dos décadas trabajando el viñedo de forma natural, la finca se ha convertido en un auténtico refugio de biodiversidad.

Su compromiso es tal que desde 2004 ostentan el certificado de vino ecológico. El respeto por la biodiversidad y el medio ambiente se encuentra presente en cada uno de los pasos que se dan dentro del proceso de elaboración. Además, todas las labores de mantenimiento y escarda se realizan minimizando cualquier producto de síntesis química y herbicidas.

La tipología de su bodega inspirada en los conocidos Châteauxes franceses, en la que Viñedo y Bodega conforman la propiedad (el Dominio), hace que todo detalle esté estudiado para que los trabajos de cuidado del campo, vendimia y elaboración sean coherentes y respetuosos con su tierra, con el fruto y con la filosofía de Dominio Basconcillos.

3.Innovación

Aunque a priori parezca un pequeño negocio familiar que comenzó a finales de los años 90, la innovación ha ido siempre de la mano de esta bodega con el objetivo de conseguir la mejor calidad a base de aprovechar los beneficios de la tecnología llevados al campo y a los procesos de elaboración del vino.

Dispositivos con inteligencia artificial, sensores de medición, Big Data aplicado a la viticultura, imágenes vía satélite, gestión de residuos procedentes del viñedo en beneficio y enriquecimiento del suelo, o fijación de CO2, son algunos de los avances que en los últimos años se han incluido, y que día a día se siguen trabajando con miras a proyectos aún más ambiciosos. Esta filosofía, que camina hacia la agricultura del futuro, se suma a un nuevo reto I+D con la premisa de ser los mejores en su sector y conseguir la excelencia en cada botella.

4.Atesanía

La artesanía y el carácter humano y cercano en cada etapa es clave para que se consiga el mejor resultado. Así es como, todas las labores se realizan de forma manual y eliminando cualquier producto de síntesis química, o cualquier tratamiento mecánico que pueda dañar la biodiversidad.

Con la ventaja además de que Bodega y Viñedo se encuentra en una única finca, la vendimia, uno de los momentos más emocionantes del ciclo vital de sus cepas y que permite una primera selección en viñedo, también se realiza manualmente.

Posteriormente, una vez en bodega, y siempre en menos de una hora desde que han sido vendimiadas se realiza la selección: "todas nuestras uvas pasan a la mesa donde son seleccionadas y escogidas, separando cualquier racimo que no cumpla los exigentes criterios de madurez, sanidad y limpieza" aseguran desde la bodega.

Además, durante el proceso de elaboración, "el despalillado se realiza directamente sobre cada depósito, por lo que la uva llega intacta hasta el depósito donde se realizará la primera maceración".

Un artículo de carlota Lario Aguado
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 5751 veces