Una solución sostenible al residuo de poda

Bodegas y empresas se unen frente a la nueva normativa medioambiental

Miércoles 06 de Septiembre de 2023

Compártelo

Leído › 14908 veces

El mundo vitivinícola enfrenta constantemente el desafío de renovarse y adaptarse a las nuevas tendencias y regulaciones medioambientales. Bodega Matarromera, Pago de Carraovejas y Ence - Energía y Celulosa se unen con una propuesta innovadora: el proyecto VINEBOX. Esta iniciativa busca encontrar una solución sostenible al residuo de poda de la vid y a la nueva normativa que prohíbe su quema.

El principal objetivo del proyecto VINEBOX es fomentar una gestión eficiente de recogida y acopio de las podas de sarmiento de la vid. La finalidad es revalorizar estos residuos mediante la producción de pulpa de celulosa renovable. Esta pulpa servirá como materia prima para la elaboración de papel y cartón, que se utilizará en la creación de cajas para vino y etiquetas completamente renovables.

Esto se presenta como una alternativa ante la reciente Ley 7/2022 de Residuos y suelos contaminados para una Economía Circular, la cual ha prohibido la quema de residuos vegetales en el ámbito agrario. Esta alianza, por tanto, no solo busca una solución sostenible, sino que también se alinea con los objetivos de sostenibilidad, digitalización, cohesión social y territorial, y equidad de género propuestos en el Plan Nacional de Recuperación, Transformación y Resiliencia 2021-2026.

Recogida de sarmientos tras la poda
Recogida de sarmientos tras la poda

Pedro Ruiz, CEO de Alma Carraovejas, ha señalado que para ellos "la sostenibilidad es más que un compromiso: es una filosofía que se refleja en el respeto por el entorno y en el esfuerzo por adoptar medidas presentes con miras al futuro". Por su parte, Eva Navascués, directora de I+D+i de Pago de Carraovejas, afirma que VINEBOX les permite cerrar el ciclo reutilizando los sarmientos no solo en protección ambiental, sino en sostenibilidad amplia, incluyendo el ámbito social y económico.

Carlos Moro, presidente y fundador de Bodega Matarromera, enfatiza que es esencial para ellos cuidar la tierra y legar un mejor mundo a las futuras generaciones. Sonia Villanueva Sánchez, directora de calidad e I+D+i de Bodega Matarromera, explica que este proyecto les permite ahondar en su estrategia de usar coproductos en su proceso productivo.

Por otro lado, Ence destaca en el panorama por sus altos estándares de sostenibilidad. Antonio Casal, director de Desarrollo de Negocio de Celulosa de Ence, recalca la importancia de esta alianza y el papel principal de Ence en impulsar la bioeconomía circular.

El proyecto VINEBOX cuenta con la financiación de la Unión Europea y el Centro para el Desarrollo Tecnológico y la Innovación (CDTI), apoyados por fondos FEDER, con un presupuesto total de 879.539,00 € y un plazo de ejecución de 30 meses. Además, diversas entidades, como el Instituto de Agroquímica y Tecnología de Alimentos (IATA-CSIC), el Instituto Tecnológico del Embalaje, Transporte y Logística (Itene), y la empresa Athisa, colaboran en la iniciativa, aportando soluciones para la recogida y acopio de las podas de sarmiento.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 14908 veces