La bodega más cara de España

Perelada invierte 46 millones de euros en una obra de RCR Arquitectes

Miércoles 30 de Agosto de 2023

Compártelo

Leído › 30565 veces

La familia Suqué Mateu ha culminado un ambicioso proyecto de 46 millones de euros con la inauguración de la nueva bodega de Perelada, diseñada por el estudio RCR Arquitectes, ganadores del Premio Pritzker 2017. Esta obra, que se ha llevado a cabo a lo largo de más de 20 años, se ha realizado bajo tierra para hacerla invisible desde la superficie, en el emblemático complejo de Peralada, que incluye un castillo, un restaurante con estrella Michelin, un hotel de lujo, un campo de golf y un ambicioso proyecto vinícola en el Empordà.

La bodega, que coincide con el centenario del proyecto empresarial de la familia, ha sido concebida para hacer grandes vinos y ensalzar la DO Empordà. Es la primera bodega de Europa con certificado LEED GOLD de sostenibilidad, lo que acredita los altos estándares de ecoeficiencia energética en su construcción, funcionamiento y mantenimiento.

La inversión de 46 millones de euros la convierte en el proyecto vinícola de mayor envergadura económica en España, comparado con inversiones de otras bodegas como Vega Sicilia y Marqués de Murrieta. El diseño ambiental de la bodega se ha integrado de manera respetuosa en el entorno, y se ha enfocado en el enoturismo, las catas, las visitas exclusivas y una oferta de ocio integral.

La bodega incluye 188 depósitos de vinificación de distintos tamaños, lo que permite separar las elaboraciones de las distintas parcelas y dar protagonismo a cada una de ellas. También cuenta con un espacio dedicado a la creación de vinos identitarios, como los icónicos Finca Garbet, la colección insignia Gran Claustro, reservas especiales y los denominados Ex Ex (Experiencias Excepcionales).

El diseño de la bodega, realizado por RCR Arquitectes, se ha basado en el respeto por el paisaje preexistente y en priorizar la vertiente emocional y experiencial del espacio resultante. El nuevo volumen se halla semienterrado aprovechando el desnivel del terreno, manteniendo una apariencia discreta, sin artificios ni fachada.

Las visitas a la bodega están abiertas al público, con una oferta que incluye entrada con un pica pica en el espacio Celler 1923, a base de una tabla de embutidos de la zona, una tabla de quesos seleccionada por el jefe de sala de Castell de Peralada, Toni Gerez, un gazpacho, una ensaladilla y una copa de vino, por un precio de 46 euros. También se pueden realizar actividades por separado, como la visita a la bodega por 25 euros, y el pica pica Celler 1923 por 35 euros.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 30565 veces