Bodegas El Paraguas, vinos románticos

Sábado 26 de Noviembre de 2022

Compártelo

Leído › 2045 veces

Desde su constitución en 2011, Bodegas El Paraguas han tenido un triunfo concluyente, superando las expectativas generadas en torno a su nacimiento y a sus creadores. Con sus vinos EL PARAGUAS ATLÁNTICO, LA SOMBRILLA y FAI UN SOL DE CARALLO; y con su proyecto de I+D+i, han protagonizado por la variedad de uva blanco legítimo en el viñedo más septentrional registrado en España. La firma gallega tiene dos pilares, Felicísimo Pereira y Marcial Pita conforman uno de los matrimonios vitivinícolas más bien avenidos del panorama galaico. Su relación nace en 2007, tras diversas catas de calificación de cosechas en distintos consejos reguladores gallegos y concursos especializados en vinos. Les unió y les sigue “ensamblando” el amor por los vinos que reflejen el terruño y la identidad de las uvas, sin subterfugios, vinos delicados y de calidad contrastada.

Felicísimo Pereira es posiblemente el mejor conocedor del enorme patrimonio vitícola que esconde el Ribeiro. Autor de alguno de los vinos más importantes que se han elaborado en Galicia, es heredero de una vasta tradición vitivinícola. Pereira pertenece a la cuarta generación de su familia que vive del mundo del vino y actualmente dirige una de las asesorías vitivinícolas más destacadas del panorama nacional. Su hijo, Iván Pereira, ya llama a las puertas de Bodegas El Paraguas para colaborar puntualmente en la bodega. La quinta generación de la saga familiar tiene el relevo garantizado. Nombrado en 2011 con la distinción Gallaecia como Mejor Enólogo de Galicia, según la prestigiosa Asociación de Sumilleres gallega, Felicísimo Pereira es natural de Ribadavia (1965) y un amante de los vinos atlánticos. Ha ejercido de presidente del consejo regulador de la Denominación de Origen Ribeiro durante casi dos años y entre las bodegas que asesora enológicamente figuran relevantes firmas de las más reconocidas zonas de producción gallegas, como Rías Baixas, Ribeiro y Ribeira Sacra.

Por parte su parte, el otro socio, Marcial Pita, ferrolano de pro, está vinculado al mundo del vino desde los 16 años, cuando empieza a colaborar en el almacén del club de vinos Vinoselección preparando pedidos. Actualmente, se erige como una de las figuras más determinantes del nuevo vino gallego. Reconocido periodista especializado en vino y gastronomía que colabora con algunas de las publicaciones más prestigiosas de España, ha sido también autor de varios libros especializados en vino. Su faceta como bodeguero arranca con un proyecto diseñado a conciencia en el año 2006, que lo elevó a la élite del vino nacional, gracias al tinto El Linze.

Tras varias añadas consolidando su éxito como elaborador, desde 2011, todo su empeño como bodeguero está enfocado en Bodegas El Paraguas, en la tierra que lo vio nacer (Galicia). En 2017, recibió el mayor reconocimiento de su parroquia, Esmelle, al nombrarle pregonero de la Romaría Castrexa por su aplaudida labor profesional en Bodegas El Paraguas.

Y para saber y conocer más en profundidad lo que esconde esta bodega, dialogamos con él.

¿Cómo ha sido la vendimia del 2022?

Galicia despide un noviembre lluvioso, que da paso a un diciembre caluroso, con temperaturas ocho grados por encima de lo habitual en la última semana del mes. A lo largo de enero y febrero apenas hubo lluvias. De hecho, en enero solamente llovió cuatro días y fue el más seco del siglo, mientras que en febrero sucedió algo semejante. Marzo continúo frío y lluvioso, dando paso a una primavera más fresca de lo usual, que retrasó la brotación. En mayo empezó a asomar el calor, pero junio fue fresco y lluvioso. En julio empezaron los primeros episodios de calor extremo -récord en la zona de 43,7 °C—, seguidos de días con niebla hasta medio día muy complicados para las vides. Luego se sucedió una sequía atroz, no recordada desde 1995, que se alargó hasta mediados de agosto. Las cepas sufrían estrés hídrico, pero un frente borrascoso atravesó Galicia el 16 y 17 de agosto, beneficiando mucho al campo. Septiembre combinó días suaves con ligeras lluvias hasta vendimia, el 25 de septiembre.

¿Qué destacarías de vuestros vinos: variedad, elaboración, recolección, etc.?

A diferencia del estilo de elaboración tradicional de la región, motivado por viñedos salpicados por diferentes variedades de vid que se juntaban en un solo recipiente para su vinificación, en Bodegas El Paraguas elaboramos cada parcela y cada variedad de uva por separado, trabajando con el triunvirato de grandes castas autóctonas: treixadura, godello y albariño. Solo concebidos una vendimia manual y en pequeñas cajas y somos muy poco intervencionistas.

¿Dentro de vuestra amplia gama de vinos, cuáles destacarías, y porque?

El Paraguas Atlántico 2021 es un vino elaborado en la D.O. Ribeiro con el triunvirato de grandes uvas autóctonas gallegas: la treixadura, la albariño y la godello. Cada varietal de cada parcela fue elaborado por separado, bien en depósitos de acero inoxidable o bien en barricas de roble francés. El nuevo embajador de los blancos gallegos responde a una filosofía elaboradora en la que se incorporan las últimas tecnologías en vinificación al servicio de viñedos de avanzada edad, en los que la intervención de Bodegas El Paraguas es mínima y siempre al servicio de la máxima calidad de los racimos. 

¿Cómo llegasteis al mundo de los VINOS?

Ambos procedemos de familias vinculadas con el sector vitivinícola. Felicísimo Pereira, de hecho, es cuarta generación de elaboradores y viticultores en su familia. Y su hijo Iván, la quinta.

¿Y qué os llevo a dar ese salto?

Cuando montamos la bodega, ambos ya teníamos una extensa trayectoria en el sector.

¿Qué destacaríais del mundo del VINO?

Es una de las culturas ancestrales más vigentes. Llevo ocho mil años sin pasar de moda.

¿Cuál es el concepto y la filosofía y de vuestra BODEGA?

A pesar de ser una casa elaboradora con una tirada muy limitada de vinos, Bodegas El Paraguas dispone, prácticamente, de un recipiente a medida para la vinificación de cada variedad de uva de cada parcela que vigila. Treixadura, albariño y godello reciben un trato diferente e independiente, dependiendo de la procedencia de la uva y, sobre todo, de la naturaleza de cada cosecha.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 2045 veces

Comenta