Virtus, el caballo ganador de Ribera del Duero

Escrito porPintan Copas

Jueves 30 de Junio de 2022

Compártelo

Leído › 2811 veces

La bodega de Aldeyuso, Peñafiel, instala una escultura de un caballo verde de cinco metros como símbolo de la vinculación de la familia con el mundo ecuestre

Armonía, equilibrio y expresión son tres términos que conectan al vino y a la doma de caballos; de la misma manera que está vinculado con ellos Iñigo López de la Osa Escribano, al frente de Virtus, bodega situada en Aldeyuso (Peñafiel), en la DO Ribera del Duero.

Un caballo verde con un sombrero de copa rojo de cinco metros de altura con la mirada puesta en dirección al Castillo de Peñafiel da la bienvenida a la finca desde hoy, el símbolo que representa un cambio de rumbo, el relevo generacional de Virtus.

El artista Eduardo del Fraile ha sido una pieza fundamental en este cambio de época, pues ha sido el responsable de crear la nueva imagen de Virtus, así como la escultura del caballo. La pieza equina está inspirada en Sultán de Beaofour, el caballo Silla Francés con el que Iñigo celebró numerosas victorias en alta competición de salto.

"El cultivo de la vid y domar a un caballo, tienen muchas cosas en común", comenta Eduardo, quien explica que, además, la escultura se ha planteado como un elemento más del paisaje, una intervención artística en un contexto muy inusual.

Sobre Bodegas Virtus

En 1986, Paloma Escribano hizo realidad su sueño de crear una bodega en Ribera de Duero bajo su visionaria perspectiva de sostenibilidad y respeto por la materia prima, en ausencia de productos químicos. Esto le llevó a ser una de las prim
eras mujeres viticultoras en la región y pionera en liderar una bodega boutique.

De la vinculación entre el caballo y el vino surgió un matrimonio con cinco hijos, Iñigo López de la Osa Escribano tomó el relevo generacional de la bodega en 2012, junto a su mujer, la italiana Francesca Franco.

En Virtus se elaboran dos líneas de vinos, Virtus, para los vinos grandes reservas de tempranillo y albillo; y El Sueco, para los vinos crianzas.

El caballo de Dalecarlia, un juguete de madera tradicional sueco que se suele regalar a los niños, ilustra las etiquetas de la gama de El Sueco, debido a que Iñigo nació en Suecia.

www.virtuswine.com/

Un artículo de Pintan Copas
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 2811 veces

Comenta