Galicia y Castilla y León avanzan en el desarrollo de una herramienta de gestión eficiente de las infecciones fúngicas en sus viñedos

Carmen Fernández

Lunes 15 de Febrero de 2021

Compártelo

Leído › 2283 veces

El proyecto Viticast cuenta con financiación europea y tiene como objetivo aportar soluciones innovadoras que redunden en la mejora de la calidad del vino, la protección del medio ambiente y la optimización de los costes

La sostenibilidad y economía circular son elementos cada vez con mayor peso en el sector vitivinícola, consciente de la interrelación entre la protección del medio ambiente y la calidad de los vinos. El I+D se convierte en este ámbito en una herramienta de mejora y adaptación, aportando soluciones innovadoras que contribuyen no solo a mejorar la calidad del producto final si no también permiten optimizar los costes de producción.

Viticast surge precisamente en este marco de puesta en marcha de soluciones innovadoras para el sector del vino. Estamos frente a un proyecto de innovación y cooperación público-privada cofinanciado por fondos europeos con el objetivo de mejorar la predicción de las enfermedades fúngicas en el viñedo. El programa, que comenzó en 2019, se está desarrollando a través de un grupo operativo participado por 11 miembros entre los que se cuentan universidades, bodegas, plataformas tecnológicas, asociaciones, centros de investigación y administración pública y  que tiene a la empresa especializada Monet Tecnología e Innovación como representante del proyecto.

Con un presupuesto total de algo más de 600 mil euros financiados al 80% por el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER) de la Unión Europea y en un 20% por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, en el marco del Programa Nacional de Desarrollo Rural 2014-2020, Viticast cuenta con financiación procedente de las subvenciones a la ejecución de proyectos de innovación de interés general por grupos operativos de la AEI-Agri (​ Asociación Europea para la innovación en materia de productividad y sostenibilidad agrícola), en el marco del​ Programa Nacional de Desarrollo Rural 2014-2020. El proyecto es, además, de carácter supra autonómico puesto que se está desarrollando entre Galicia y Castilla y León implicando, en concreto, a cuatro denominaciones de origen: Rías Baixas, Ribeiro, Valdeorras y Ribera del Duero.

Parcela de Hacienda Monasterio en la DO Ribera del Duero

La elección de estos dos territorios no ha sido precisamente casual, puesto que nos encontramos con las provincias bioclimáticas más importantes del noroeste peninsular donde el manejo de las enfermedades fúngicas de la vid es de vital importancia por su alto impacto en la producción final.

Tal y como nos cuenta Lucía Lloret, Promotora Tecnológica de la Fundación Empresa Universidad Gallega (FEUGA), entidad a cargo de la gestión y ejecución de las acciones de divulgación del proyecto, el objetivo de este proyecto nacional - del que pronto conoceremos sus resultados puesto que su previsión de finalización es el próximo mes de julio -,  es "alcanzar la optimización de la producción y el desarrollo sostenible del cultivo de la vid a través de la innovación en el manejo de enfermedades fúngicas de mayor incidencia (mildiu, oídio y botritis)".

Para ello, cuentan además con "una base de datos de 15 años en las DDOO Rías Baixas (Región Eurosiberiana) y Ribeiro (Región Mediterránea), que junto con los 2 años datos que se obtendrán con el desarrollo del proyecto VITICAST, permitirá valorar el impacto que tendrá los diversos escenarios del cambio climático predichos por el IPCC sobre el cultivo de la vid en ambas regiones bioclimáticas".

Reunión de consorcio Grupo Operativo VITICAST

Objetivos de trabajo

A través de los datos aportados y obtenidos a través de este análisis histórico y sobre el terreno de los diferentes estados fenológicos tanto de las diferentes variedades de uva como de las parcelas testigo, el proyecto busca establecer modelos de predicción de la cantidad de esporas en la atmósfera del viñedo necesarias para que se produzca infección, determinar umbrales de riesgo y desarrollar algoritmos específicos para cada DO con los datos meteorológicos registrados para identificar los momentos propicios de ataque de los hongos fitopatógenos.

Captador de esporas

La combinación de toda esta información permitirá desarrollar una herramienta de aviso de posibles infecciones que permita optimizar el número de tratamientos fitosanitarios en viticultura, lo que redundará en una reducción de costes de producción, un aumento de la calidad del vino - estimando con antelación la producción de cosecha y comparando analísticas multiresiduo - y contribuir a una mejora protección del medio ambiente, al minimizar la incidencia de la aplicación de fitosanitarios en el medio ambiente.

Además, el proyecto permitirá valorar la eficacia de los tratamientos post vendimia mediante la comparativa de analíticas de suelo al inicio de campaña, ajustando los modelos de cálculo de riesgo de enfermedad en función de las características geográficas y climáticas de la parcela y la variedad de uva y evaluando los costes anuales por hectárea por reducción de fitosanitarios y manejos culturales a través de la tecnología aplicada en el proyecto.

Se trata, en definitiva, de un ambicioso proyecto a punto de concluir y cuyos resultados redundarán en la facilitación  del trabajo de cooperativas y bodegas vitivinícolas, contribuyendo a la elaboración de un vino de mayor calidad y a una producción más sostenible, favoreciendo la implantación de esta completa herramienta de vigilancia que ofrecerá información individualizada para cada variedad de uva, para cada fitopatógeno y en función de las condiciones climáticas, fenológicas y de concentración de esporas en la atmósfera. Una innovación que permitirá situar a estos territorios en la vanguardia de la viticultura sostenible.

Viticast está integrado por:

Miembros solicitantes: Monet Tecnología e Innovación S.L. – Representante del Grupo Operativo; Fundación Empresa Universidad Gallega (FEUGA); Bodega Matarromera S.L; Viña Costeira S.C.G; Universidad de Vigo (Grupo de investigación de planta, suelo y aprovechamiento de subproductos); Bodega Hacienda Monasterio S.L.; Estación Fitopatolóxica Areeiro (EFA, Diputación de Pontevedra)

Miembros subcontratados: Universidad de Santiago de Compostela (Grupo de investigación Cromatografía y Quimiometría, IAQBUS-Instituto de investigación en Análisis Químicas y Biológicas);

Miembros colaboradores: Plataforma Tecnológica del Vino (PTV); Asociación de Colleiteiros y Embotelladores del Ribeiro (ACER); Asociación Galega de Viticultura (AGV).

Carmen Fernández
Licenciada en CC de la Información y especializada en enogastronomía y turismo
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 2283 veces

Comenta