Chorizo al vino tinto: una receta sencilla para triunfar

Vilma

Jueves 22 de Octubre de 2020

Compártelo

Leído › 2811 veces

En España salir de tapeo es casi una religión y pocas tapas son más clásicas que los chorizos al vino tinto. Su presencia es habitual en las pizarras de la mayor parte de bares y restaurantes de la geografía nacional. Saborear un buen chorizo al vino tinto a la hora del aperitivo es ideal para que los jugos gástricos vayan poniéndose en movimiento y nuestro paladar se entone para la comida de después.

En los días fríos del invierno nos proporciona ese agradable calorcillo como solo lo pueden hacer las tapas de categoría.

Si eres de los que disfruta preparando sus propios aperitivos, tienes que saber cómo preparar en casa unos choricitos al vino para que puedas disfrutar de ellos en cualquier momento.

Cómo se hacen los chorizos al vino tinto

De todos es sabido que del cerdo, ese bendito animal nunca suficientemente alabado, se aprovechan hasta los andares

Ya en la Odisea de Homero, uno de los libros fundacionales de la civilización occidental, se hacía referencia al chorizo. Sin embargo, durante esos tiempos, y hasta el Renacimiento, los chorizos eran muy distintos a como son ahora. Su color podía ser negro, según la sangre que contuviera, o blanquecino, como el de la tripa.

No fue hasta después del descubrimiento de América, momento en el que se trajo el pimentón del Nuevo Mundo a España, cuando el chorizo adquirió el tono rojizo que lo caracteriza en la actualidad. Y ha sido ese chorizo rojo tan español el que se ha extendido por el mundo.

El chorizo está presente ya en muchos hogares británicos, cuando hace solo unas décadas era un embutido poco conocido en estas islas. Y si ha conquistado Gran Bretaña, cuyo arte culinario ha sido siempre denostado, puede decirse que el chorizo ha conquistado el mundo.

Podríamos definir al chorizo como el embutido rey de la gastronomía española, presente en un sinfín de recetas. Su carne de cerdo picada y aderezada con diferentes especias, mayormente con pimentón, es una auténtica delicia.

Y no tiene mejor maridaje que el vino tinto, que equilibra la untuosidad de su grasa y potencia el sabor de su excitante pimentón.

Ingredientes

Para preparar un buen chorizo al vino debes tener en cuenta esa máxima culinaria que dice que cualquier vino que se utilice como ingrediente en una receta debe ser lo suficientemente bueno como para tomarlo en copa.

Partiendo de esta ley no escrita, debes tener en cuenta que lo que mejor acompaña a los embutidos, y especialmente al chorizo, son vinos tintos fuertes y con cuerpo.

Una alta presencia de taninos en el vino servirá para compensar el sabor potente del chorizo, combinando a la perfección. Buenas opciones son los vinos de Navarra, Rioja, Somontano o La Mancha.

Los vinos elaborados con uva syrah, los que han pasado tiempo reposados en barrica, los afrutados y con cierto toque de acidez son ideales para maridar con el chorizo y para integrarlos en nuestra receta.

Estos son los ingredientes que necesitarás para elaborar uno delicioso chorizo al vino para 3 o 4 raciones:

  • Chorizo no muy curado: 250 gramos.
  • Vino tinto: 500 ml. de un vino de calidad.
  • Aceite de oliva virgen extra: 2 cucharadas.
  • Cebollas: una pequeña y cortada en juliana.
  • Ajo: 2 dientes.
  • Laurel: 2 hojas.
  • Sal: una pizca.

Preparación del chorizo al vino

La preparación de unos chorizos al vino tinto es muy sencilla y barata. No te supondrá más de 45 minutos. Estos son los pasos que debes seguir:

  1. Calienta el aceite en un cazo y rehoga la cebolla ligeramente.
  2. Añade los chorizos, el laurel y los dientes de ajo, y deja que se doren.
  3. Riégalo todo con vino tinto y añade un poco de sal.
  4. Cocina con un fuego entre medio y bajo hasta que vea que el vino se haya reducido a su cuarta parte y se haya formado una especie de jarabe. Esto tardará alrededor de tres cuartos de hora.
  5. Sírvelos inmediatamente después de estar listos, bien calientes.

A la hora de servirlos puedes presentarlos cortados en rodajas y cubiertos de salsa o enteros con la salsa aparte, de modo que cada comensal pueda servirse la cantidad que prefiera.

Existe otra variante de los chorizos al vino que recibe el nombre de choricitos al infierno. En esta presentación los chorizos son insertados en brochetas. Son colocados en los bordes de un cazo con la suficiente profundidad como para que los chorizos no rocen el vino. Después se prende fuego al vino de modo que se asen los choricillos con las llamas, impregnándose de sus aromas.

Esta preparación hace que los chorizos queden menos grasientos, pero puede ser algo peligroso prepararlos en casa si no se tiene mucha experiencia, por lo que es mejor escoger nuestra primera forma de elaboración.

 

Los chorizos al vino tinto son todo un lujo, tanto si disfrutas de ellos como tapa en algún bar como si lo haces en tu propia casa llevando a cabo nuestra receta. No olvides que no puede faltar un buen trozo de pan para mojar la salsa. Es imprescindible.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 2811 veces

Comenta