Ephraim 2017, naturalmente

Javier Campo

Jueves 23 de Enero de 2020

Compártelo

Leído › 2463 veces

Calaceite, en Teruel, en la comarca de La Matarraña no solo encierra bellos paisajes y rutas con saltos de agua y vistas que rebosan vida aun sin la masificación del turista ocasional. También hacen vino

Una familia que no tiene nada que ver con el mundo del vino y que llega de muy lejos, abandona la urbe y un despacho para embarcarse en una aventura vitivinícola en una recóndita región del sur de Aragón. Ahí nace Sifer Wines.

Cercana a la Terra Alta, la comarca de La Matarraña comparte con la catalana tierra y clima, además, de algunas de sus variedades como la protagonista del vino que os presento hoy. Se llama Ephraim, un nombre cargado de simbolismo bíblico y que fue uno de los líderes de las 12 tribus.

Ephraim es un vino en el que el respeto por el producto empieza por la tierra a la que no mancillan con productos químicos y las levaduras son las propias de la garnacha con la que se elabora.

La fermentación es espontanea gracias a estas y es un vino con 20 días de maceración y 20 días de fermentación. Ahí terminamos el proceso y el vino, cuyo resultado se expresa entre lo salvaje y la complejidad de la sencillez.

Visualmente nos encontramos ante un vino de color cereza picota, limpio y brillante. En nariz se muestra tímido a copa parada y, en movimiento, gana aromas a frutos rojos y hierba seca. En boca tiene el poder y la calidez de la garnacha, con elegancia y con un tanino amable y redondo. Por su graduación, es interesante tomarlo con un plus de frió.

Javier Campo
Sumiller y escritor de vinos
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 2463 veces

Comenta