Marqués de Vizhoja apuesta por los jóvenes talentos para buscar nuevos maridajes de sus vinos con el rodaballo

Carmen Fernández

Lunes 18 de Noviembre de 2019

Leído › 2238 Veces

Alberto Sanmartín y Maleye Leye han sido los alumnos del CIFP Carlos Oroza de Pontevedra ganadores del concurso de recetas de rodaballo maridadas con el vino blanco Marqués de Vizhoja

Después de casi medio siglo de vinculación entre el rodaballo y el vino blanco Marqués de Vizhoja, marcando la propia identidad del vino más reconocido de esta bodega gallega, sus propietarios han comenzado una colaboración con el centro de formación CIFP Carlos Oroza y  Stolt Sea Farm – Prodemar para desarrollar propuestas de maridaje con rodaballo, una de las especies más apreciadas por su firme y deliciosa carne blanca y considerado como un auténtico lujo gastronómico. Y el primer resultado de esta colaboración ya tiene nombres y apellidos: Alberto Sanmartín y Maleye Leye han sido los alumnos cuyas recetas, "Rodaballo al grill y salsa de vino Marqués de Vizhoja" y "Rodaballo en papillote en salsa de limón" han sido las elegidas por el jurado de un total de 13 propuestas presentadas. El premio: nada menos que acompañar al equipo de Bodegas Marqués de Vizhoja al Salón Gourmets 2020 donde presentarán a los visitantes sus propuestas culinarias acompañadas de los 3 vinos de la bodega: Marqués de Vizhoja (vino blanco), Torre La Moreira (100% Albariño, DO Rías Baixas) y Señor da Folla Verde (70% Albariño, 15% Treixadura y 15% Loureira; DO Rías Baixas.)

"Cerramos una colaboración con dos figuras muy importantes dentro de este proyecto; la cocina por parte del CIFP Carlos Oroza y el rodaballo por parte de Stolt Sea Farm – Prodemar", explica el gerente y propietario, Jorge Pelaez, que también ha formado parte del jurado, junto con Manuela Gómez, de Stolt Sea Farm – Prodemar; Marco Soriano de Tejada; gastrónomo, fundador y copropietario de la web La Cocina es Vida; Begoña Rodríguez; jefa de cocina del Restaurante de Os Pirus; Juan Marcet; gerente de Marcet CG, Pedro Sestayo, profesor de Servicios de Restauración; - Manuel Patiño, jefe de departamento de Industrias Alimentarias y Alberto Rivas, blogger experto en turismo y gastronomía. Pelaez nos explica que Marqués de Vizhoja, Stolt Sea Farm y Carlos Oroza "se han volcado plenamente en la colaboración y la verdad es que los chicos nos han sorprendido con las propuestas planteadas".

El concurso se celebró la semana pasada con la participación de un total de 13 propuestas que debían cumplir unas directrices mínimas tales como que fuesen recetas sencillas, que pudiesen ser elaboradas por cualquier aficionado a la cocina en un tiempo máximo de 30 minutos y que, a ser posible, contengan ingredientes naturales y de temporada que se han trasladado a un recetario que podrá descargarse de la web de la bodega a partir de este miércoles.

"El ambiente entre el estudiantado era de mucha ilusión con este reto, también para que llegase el día elegido para la ejecución final de sus propuestas, que han supuesto un importante esfuerzo por parte del alumnado ya que al mismo tiempo están atendiendo varios contextos profesionales y/o retos que deberán ejecutar durante lo que queda de trimestre", explicaba uno de los profesores responsables del alumnado del Carlos Oroza.

En este sentido, el propietario de la bodega destacaba que su idea es que este proyecto de colaboración se prologue en el tiempo, "queremos extender el maridaje entre nuestro vino blanco Marqués de Vizhoja y el rodaballo a toda la hostelería de España y consumidor final mediante acciones puntuales a lo largo del año 2020".

Y es que la figura del rodaballo está presente en la botella de vino blanco Marqués de Vizhoja desde su creación, en 1968, con el objetivo de informar al consumidor acerca del perfecto maridaje entre ambos. Desde el 2000 y tras un restyling de la botella, el rodaballo siguió presente en la botella pero pasando a estar en relieve. Es por ello que en su apuesta por la vinculación del vino y la gastronomía, el rodaballo no podía faltar y Marqués de Vizhoja busca ahora la excelencia, la máxima exaltación de esta delicatessen gastronómica unida a la acidez del vino buque insignia de la bodega.

Carmen Fernández
Licenciada en CC de la Información y especializada en enogastronomía y turismo

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta