Con vino, con hielo

Javier Campo

Miércoles 12 de Junio de 2019

Leído › 4378 Veces

Disfrutar del verano implica muchas veces el disfrutar de una bebida bien fría. Las posibilidades en el mundo del vino no son menos. También, con hielo

Aunque posiblemente hayamos visto el champagne (y ahora el cava) servido en copa balón y con fresas en anuncios televisivos, la costumbre de beber vino solo o combinado con hielo no es nueva.

Seguramente a los más puristas les salga un sarpullido solo de pensar en combinar el vino con otras bebidas, pero si somos honestos, pasar lo que se dice pasar, no pasa nada.


“Los cócteles con vino son en verano una opción para jóvenes y no tan jóvenes”


Se puede disfrutar de un combinado o cóctel en el que el vino es el protagonista en lugar de uno o varios destilados. Las ventajas o diferencias, llámalas como quieras, son más que evidentes ya que tanto por el precio como por la graduación, los cócteles con vino son en verano una opción para jóvenes y no tan jóvenes.

Es más que probable que el primero que se nos venga a la cabeza sea el Tinto de Verano. Vino tinto, gaseosa, una rodaja de limón y mucho hielo. Chiringuito de playa, paella de domingo con la familia o reunión con amigos en la terraza.

Casi de manera instintiva nos viene a la cabeza la Sangría. Esta refrescante bebida de invención española se dio a conocer en Centroamérica en el siglo XIX ya que mitigaba la sed a colonos y residentes en las noches veraniegas más calurosas. Hay muchas variantes y la cantidad y tipo de ingredientes puede variar en función, sobre todo, de lo que tengas en la nevera.

El rebujito es un refrescante y delicioso combinado de fino o manzanilla de Jerez con sprite o seven up. Acabar con una hojita de menta confiere a esta bebida típica de la Feria de Abril un toque fresco y exótico al mismo tiempo. Deliciosa combinación que nos llega desde Andalucía pero que se ha extendido por toda la península y es conocida en varios países visitantes. Para seguir en la zona, el Consejo Regulador de Jerez apuesta por nuevas tendencias y recomienda entre muchos otros cócteles elaborados con estos mágicos vinos un Cream con hielo y una rodaja de naranja. Para tomar como aperitivo o alternativa a un vermú, por ejemplo.

Rebujito

El bellini es quizás uno de los más antiguos, glamurosos y conocidos cócteles elaborado, en este caso, con el vino espumoso por excelencia llegado desde la Venecia de los años 40. Elaborado con pulpa de melocotón dulce y champagne, el bellini es una delicia sencilla y sofisticada a la par. La lista es casi interminable.

Para los amantes de las combinaciones, el límite solo lo pone la imaginación. Podemos encontrar en las cartas de muchas coctelerías, diferentes versiones de mojito, caipirinha, cosmopolitan, kir royal u otros combinados clásicos (y no tan clásicos) cuyo denominador común es el vino.

Después nos encontramos con las bebidas a base de vino y de colores, como el azul, por ejemplo, que han teñido el mercado y las bodegas para acercarse a un público más joven y que se ve hipnotizado ante el elixir del genio de Aladino o el reflejo de los pitufos en forma de bebida, con hielo, claro.

Javier Campo
Sumiller y escritor de vinos

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta