La DO Valdeorras pagó 125.000 euros por el diseño de su página web

Miércoles 21 de Junio de 2017

Leído › 5989 Veces

Los auditores del Consejo Regulador detectan varias irregularidades en las cuentas de la Denominación de Origen

Los auditores del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Valdeorras, correspondientes al ejercicio de 2015, han descubierto varias irregularidades en las cuentas del organismo y se han visto obligados a realizar su trabajo careciendo de determinadas facturas de gastos e inversiones.

Este es el caso de la página web oficial del ente, "www.dovaldeorras.tv", que el organismo vitivinícola registró en sus cuentas con un coste de 125.228 euros y de la que los auditores únicamente localizaron documentos por 90.190 euros.

A la ya sorprendente cifra para el diseño de una sencilla página web se une además el hecho de que no han sido justificados los restantes 35.038, un hecho que fue hecho público ante la llegada de la nueva directiva en el pleno de octubre de 2016 del organismo vitivinícola gallego.

Los auditores tampoco encontraron la explicación a este coste "tan elevado" de una página web que no dispone de ninguna tecnología especial, compuesta únicamente por un dominio ".tv", un alojamiento o hosting, y un diseño o desarrollo básico. Según fuentes consultadas por Vinetur, el coste de mercado de este tipo de páginas ronda los 250 euros.

Asimismo detectaron que del importe imputado al diseño de la web solo fueron amortizados en 30.108 euros, cuando lo debería estar por su totalidad.

Diseño de la web que costó 125.000 euros

El Consejo Regulador que preside en la actualidad Francisco García Álvarez contrató la auditoría de cuentas a la empresa coruñesa "Eudita Fair Value Auditores SL" con la finalidad de conocer la situación de este organismo.

Este primer informe corresponde al año 2015, que comenzó con José Luis García Pando en la presidencia y que finalizó con José Vicente Solarat López ocupando este cargo.

Además del diseño de la web, son varias las posibles irregularidades detectadas por los auditores, como la imposibilidad de acceder a las facturas de dos vehículos, un Pegaso que supuestamente costó 65.088 euros y un Dacia Sandero, registrado en 8.970. Por ello, aseguran que no pudieron "verificar su coste de adquisición" ni su amortización.

La empresa tampoco encontró los registros de las cantidades y variedades que certifican anualmente los veedores del Consello Regulador, asegurando que por esta circunstancia no pudo cotejar los registros contables con la actividad real del organismo, que registró 218.437 euros de ingresos por las tasas de las bodegas y otros 51.500 de los viticultores.

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta