Winery On, una bodega que asienta su éxito en la calidad de sus vinos y una imagen muy atractiva

Susana Formoso

Miércoles 17 de Mayo de 2017

Leído › 5559 Veces

La innovadora bodega de Yecla suma ya ocho referencias en su gama, a la vez que extiende su presencia en los mercados nacional e internacional

Muy pocos proyectos enológicos pueden presumir del éxito y la repercusión que ha alcanzado la bodega Winery On de Yecla. Sus responsables han sabido interpretar a la perfección los nuevos lenguajes del vino y captar la atención tanto del consumidor más tradicional como de nuevos sectores sociales. En solo dos años de existencia, han logrado así despertar el interés por la enología en consumidores de todos los tipos.

Una de las claves está en el diseño del producto, con una estética creativa, rompedora y a la vez elegante. En este campo destaca la labor de Karel Eissner, que ha creado una imagen gráfica potente y diferenciadora. Eso sí, en Winery On no olvidan en ningún momento la premisa de ofrecer vinos de la máxima calidad. Pablo Cortés, gerente y enólogo de la bodega, explica que "una imagen atractiva hace que al principio la gente se interese por nuestros vinos, pero luego repetirán si el vino es de calidad, si les gusta, el éxito no es simplemente una etiqueta bonita".

Vinos 'Demuerte' Winery OnUna gama muy estructurada

Winery On ha conformado una gama con una considerable variedad y muy bien estructurada, coherente en su conjunto y con una personalidad diferenciada en cada uno de sus vinos, siendo el hilo conductor de todos los vinos, su uva Monastrell. Su producto más clásico es el ENFURIA CLASSIC, un 100% Monastrell elaborado a partir de uva de viñas centenarias. Como una evolución del anterior, Winery On creó ENFURIA, que combina un 50 % de Monastrell de cepas viejas, un 25% de Syrah y un 25% de Petit Verdot. Otro coupage destacado de la bodega es el MORENA MIA, con un 60% de Monastrell, un 25% de Cabernet Sauvignon y un 15% de Syrah.

Vino DeMuerte

En una línea diferente, Winery On logró otro de sus éxitos con el tinto DEMUERTE. Un coupage 50% Monastrell y 50% Syrah con mucho color, sabor suave y envuelto en una imagen muy llamativa, con una calavera de trazos coloridos y motivos florales. Tras su gran aceptación, surgió posteriormente DEMUERTE GOLD, que introdujo matices más intensos y complejos para seducir al público más exigente de restaurantes y vinotecas especializadas.

Más recientes en el mercado son EL CHICO MALO y LA MAS BONITA, dos marcas complementarias de Winery On. Por un lado, un tinto (70% Monastrell y 30% Cabernet Sauvignon) muy atrevido y provocador. Por el otro, un blanco fresco y afrutado meticulosamente elaborado. Ambos fueron capaces de sorprender una vez más al consumidor con su estética y calidad. Es el ADN de una familia a la que acaba de incorporarse su primer rosado, también bajo la marca LA MAS BONITA ROSÉ.

Esta octava referencia de Winery On demuestra su capacidad para adaptarse a las tendencias mundiales del mercado del vino, en el que los rosados se han puesto de moda en los últimos meses. Con LA MAS BONITA ROSÉ, Winery On ofrece un vino que aporta suavidad y elegancia, sin perder la frescura, la ligereza y la personalidad aromática que busca el consumidor de este tipo de vinos.

Foto D.O. Yecla

Desde Yecla, a la conquista del mercado mundial

El proyecto de Winery On no podría entenderse fuera del contexto de la D.O. Yecla y su uva emblemática: la monastrell. Esta variedad encuentra en el territorio de la denominación un hábitat idóneo. Sus jornadas soleadas son unas formidables aliadas para que las cepas ofrezcan sus mejores frutos. La propia D.O. asegura que su cultivo es "exigente y delicado", aunque a la vez la planta soporta sequías largas sin excesivos problemas.

Para Winery On, la monastrell es imprescindible y ocupa la mayor parte de sus veinte hectáreas de viñedos. Pablo Cortés explica que "la monastrell es el secreto del éxito, nuestro diamante". Tal como detalla, es "una uva muy amable, con un tanino muy maduro, muy afrutado incluso en crianza, y sobre su base vamos cambiando el coupage y los tiempos en barrica". De hecho, está presente en todas sus referencias, salvo el blanco.

Sobre esta base, la capacidad de atraer con una imagen llamativa y de hacer que el consumidor repita al constatar la elevada calidad del producto ha hecho que los vinos de Winery On amplíen cada vez más su mercado. En sus dos años de existencia, la bodega ha consolidado ya su red de distribución en 17 provincias españolas y desde el año pasado trabaja en su implantación en el mercado exterior. Europa, Canadá y América del Sur son los destinos de exportación que presentan mayor pujanza, mientras que el incipiente mercado asiático centra ahora los esfuerzos de la compañía.

¿Te gustó el artículo? Guárdalo

Comenta