El enoturismo, nuevo paradigma de modelo turístico

Martes 27 de Diciembre de 2016

Leído › 6513 Veces

El enoturismo, cada vez más en alza, se presenta como una de las mejores alternativas al turismo tradicional

Enoturismo, es turismo rural

El turismo es una parte muy importante de muchas economías europeas, donde la cultura vinícola es especialmente significativa, como en Francia, Italia y España.

Por ello, todo lo que suponga diversificar la oferta disponible es siempre bien acogido por los turistas que demandan nuevos tipos de experiencias.

En este sentido, en los últimos años se está percibiendo una serie de cambios en el modelo turístico tradicional.

Unos cambios que se hacen especialmente notables en España donde a las clásicas vacaciones y descansos en el Mediterráneo, tradicionalmente basados en el "sol y playa", se plantean alternativas basadas en el turismo rural, activo, de naturaleza y cultural, tal y como podemos comprobar con nuevas propuestas como el centro de difusión cultural Pagos del Rey Museo del Vino, donde las escapadas se convierten en una experiencia diferente y muy atractiva.

Esta transformación del patrón turístico se basa en el cambio de un modelo de turismo pasivo de descanso, hacia un modelo activo experiencial, donde el turista interactúa y descubre las tradiciones, los lugares que visita, la gastronomía y la cultura.

enoturismo, visita a bodegas y viñedos

Por todo ello, el enoturismo se presenta como pieza fundamental en este nuevo paradigma. Un nuevo espacio que ofrece diferentes alternativas al viajero con la posibilidad de disfrutar de la naturaleza, visitar los viñedos, las bodegas, comprender y aprender de la cultura vitivinícola de cada región y además se complementa con una gran oferta de alojamientos, spas, turismo de deporte, etc.

Las visitas a bodegas, museos, pueblos, así como la estancia en alojamientos rurales, la naturaleza, el paisaje y la gastronomía son los aspectos más valorados por los enoturistas. Un visitante que, según el último informe de ACEVIN, se muestra proclive a recomendar las rutas del vino y a repetir la experiencia, ya sea en el mismo destino o en otro diferente.

Sin embargo, el enoturismo es una oferta turística muy reciente, especialmente en España, donde no ha existido hasta hace poco una especialización que canalizase la demanda por parte de las agencias de viajes y tour operadores, y no era fácil poner en contacto a los potenciales enoturistas con las bodegas y los destinos enoturísticos. El enoturista tenía que realizar una búsqueda algo complicada para efectuar este tipo de viaje.

Es sólo en los últimos años cuando la aparición de las Rutas del Vino, apoyadas por las Denominaciones de Origen y los nuevos organismos y asociaciones comienzan a dinamizar la demanda de este nuevo producto turístico que muestra un gran potencial de crecimiento.

Así, podemos comprobar como cada año las Rutas del Vino, Denominaciones de Origen y los municipios más favorecidos por este tipo de turismo incrementan progresivamente los presupuestos y esfuerzos en potenciar los servicios disponibles, cada vez más conscientes del poder regenerador de la economía que supone el enoturismo. Asimismo esta nueva tendencia también anima a las empresas a invertir a entrar en este negocio invirtiendo cada vez más en marketing y en nuevos productos.

enoturismo, rutas del vino

Actualmente más de 500 municipios y de 2000 empresas están directamente relacionados con el sector del enoturismo, que ya genera más de 700 millones de euros en España, con uno de los gastos medios por visitante más elevados del sector turístico, que en 2015 ascendió a 144 euros/día, según los resultados del último estudio de ACEVIN sobre la Demanda Turística en las Rutas del Vino de España, con datos del primer semestre del 2016, un 7,73 % más respecto al estudio anterior.

¿Te gustó el artículo? Guárdalo

Comenta