121.763 Seguidores !

Wine Marketing, el marketing del vino

Redacción

Martes 05 de Junio de 2012

Leído › 6899 Veces

El uso del marketing no es dominio exclusivo de las grandes bodegas, sino que está al alcance de cualquier bodega

La aparición de nuevos consumidores y de diferentes tipos de demanda de vinos, pero también el constante aumento de oferta con el crecimiento del número de bodegas en todo el mundo, ofrecen al bodeguero la oportunidad de mejorar su competitividad mediante el empleo de nuevas estrategias y técnicas de mercado.

En un mercado con tanta competitividad, tanto en la industria del vino como en la de otro tipo de bebidas, el marketing resulta esencial y decisivo de cara al éxito comercial de cualquier marca.

El gran número de pequeñas bodegas y la dependecia de éstas de un grupo determinado de distribuidores, han convertido a este sector empresarial en uno de los que menos marketing emplea.

Es importante reseñar que el uso del marketing y de la capacidad de innovar no es dominio exclusivo de las bodegas más grandes, sino que está al alcance de cualquier bodega, sea esta una pequeña empresa, un empresario individual o un viticultor autónomo.

El 'marketing', 'mercadotecnia', o 'técnicas de mercado' es la estrategia que empleamos para identificar, crear, desarrollar y servir a nuestra demanda de acuerdo con una filosofía empresarial que va más allá de la simple venta, y que persigue como fin la mayor satisfacción y del modo más beneficioso posible para el consumidor, y, en consecuencia, también para el vendedor.

La mayor parte de bodegas no comercializan, sólo fabrican

Tras el duro trabajo del enólogo, esforzándose en realizar el mejor caldo posible, llega el momento de ponerlo en el mercado. La dimensión y estructura empresarial de la mayor parte de bodegas españolas les lleva a no poder comercializar ellas mismas el vino, y en su lugar lo entregan a un pequeño grupo de distribuidores locales para venderlo. Esto no es marketing, sólo pura venta.

En el mejor de los casos, la mayor parte de bodegas emplean a un representante que dedica un par de días al año a visitar de la mano del distribuidor los establecimientos de una localidad y conversar un rato con el gerente del negocio. Esto para nada es marketing.

Algunas veces, las bodegas emplean esfuerzo y dinero en rediseñar la imagen de su botella y su etiqueta, y realizar eventos y presentaciones que anuncian por todo lo alto. Esto tampoco es marketing.

Marketing Mix

Para poder llevar a cabo una estrategia de marketing, la bodega debe entrar en contacto con el consumidor final. El primer paso es tener la actitud y el valor necesario que lleve a plantear un cambio en la estrategia de la empresa.

En segundo lugar, encontrar al consumidor de vinos, localizando aquellos lugares -físicos o virtuales- que suelen frecuentar.

En tercer lugar "hablarles", "charlar" con ellos, identificando cuáles son sus necesidades, gustos, preferencias, deseos,... Las nuevas tecnologías permiten democratizar esta labor sin tener que emplear mucho esfuerzo ni grandes cantidades de dinero.

Por último, con toda la información recabada llega el momento de pasar a la acción, planificando una estrategia de marketing, usando todas las herramientas disponibles para actuar sobre el producto, el precio, la distribución y la promoción. Esto lo que se conoce como 'mezcla de marketing', 'las cuatro P' o 'marketing mix'. Esta planificación asegura el éxito a largo plazo.

Marketing emocional

Donde si se han producido avances en el marketing aplicado al sector del vino es en el denominado marketing emocional o marketing experiencial.

El consumido de vinos, y especialmente el que compra vinos de calidad con DO, busca una experiencia única con la compra del producto.

En consecuencia, muchas bodegas optan por ofrecer múltiples actividades encaminadas a satisfacer y hacer sentir al consumidor de sus vinos una persona única.

Se trata de un nuevo modelo de marketing, muy rentable para las bodegas, en el que los consumidores participan de forma activa, viviendo el vino y participando, en definitiva, de la propia estrategia de marketing.

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta