Los Cartujos de Granada: la Vid y el Vino Parte I

El Real Monasterio de Nuestra Señora de la Asunción de la Cartuja, situado en la ciudad española de Granada es uno de los lugares más especiales de la cuidad, es mencionado en las crónicas del siglo XIX como “monasterio, el cual poseía la mejor bodega de la provincia”

Escrito por

Lunes 25 de Marzo de 2024

Compártelo

Leído › 5510 veces

Foto cedida por Sergio Smagin.

Gonzalo Fernández de Córdoba, conocido como el Gran Capitán, prometió construir el monasterio en los terrenos que poseía en la localidad granadina de Alfacar, comenzando las obras en 1506 pero en el 1516 la comunidad cartujana tomo la decisión de cambiar la localización del monasterio, y en 1516 las obras se retoman en el nuevo emplazamiento donde se encuentra en el día de hoy.

Foto cedida por Sergio Smagin.

Detrás de una sencilla fachada en su interior podemos encontrar espectaculares espacios donde destaca el Sagrario, de planta cuadrangular y con las columnas corintias de gran tamaño para sujetar su grandiosa bóveda con las representaciones del triunfo de la Iglesia y la Fe.

Foto cedida por Sergio Smagin.

Tenemos que adentrarnos en el siglo XVIII para situar cronológicamente las obras del Sagrario que se ejecutan a partir del 1702 y se prolongan durante los 18 años, hasta 1720 ya que la escasez de las cosechas afectó los fondos para financiar las obras porque " Dios fue servido se minorasen las cosechas". El Monasterio Cartujano de Granada disponía de cuantiosas propiedades rurales, cuya explotación era la gran fuente de ingresos de la comunidad granadina, donde cabe destacar la explotación vinícola "capaz de almacenar miles de arrobas de vino en la bodega del monasterio, bajo la sala del refectorio".

Foto cedida por Sergio Smagin.

En la obra de Juan Álvarez de Colmenar "Annales d´Espagne et de Portugal" podemos encontrar la información que "la bodega encerraba casi quinientas tinajas de buen vino con dos toneles cada una". Además en los fondos BHR 1629 encontramos la inforamcions sobre los desastres naturales que pusieron en aprietos a la comunidad cartuja", el día 8 de agosto del 1629 una terrible tempestad inundó el monasterio "les derribó la cerca, y entró y atormentó el cuarto principal, y atarquinó el claustro y celdas , y los Monjes salieron como pudieron, ahogándoles dozientos cabeças de ganado , y echó a perder, y les atarquinó parte de una bodega de mas de sesenta tinajas , y muchas celdas, cuyas camas andaban a nado, y fue necesario para desaguar el claustro principal derribar la celda del Prior, y otra que estava junto a ella; hízoles de daño mas de doze mil ducados". Los datos apuntan que la bodega que albergaba más de 60 tinajas tenía dimensiones bastante importantes y el vino no solo se usaba para el uso propio del monasterio sino también con los fines comerciales.

Un artículo de Maria Demidovich
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 5510 veces