La Guardia Civil investiga explosiones ilegales en Rías Baixas para poder plantar viñas

Por medio de voladuras se buscaba transformar zonas rocosas en suelos fértiles para crear viñedos

Jueves 21 de Marzo de 2024

Compártelo

Leído › 3754 veces

La Guardia Civil de Cambados investiga a un individuo de 56 años, residente en Vilagarcía de Arousa (Pontevedra), por su implicación en actividades que rozan los límites de la legalidad, y todo por la viticultura.

Esta persona, ya conocido por las autoridades debido a incidentes previos similares, ha sido investigado por tres delitos relacionados con la fabricación, tenencia y uso de materiales explosivos. La raíz de esta investigación surge de acciones que, a primera vista, podrían parecer extremas en el contexto de la viticultura: la voladura de terrenos rocosos para transformarlos en campos aptos para el cultivo de viñas.

Los informes de la Guardia Civil apuntan a que, en los montes de Meis, se han detectado prácticas que sugieren el uso de explosivos caseros para facilitar la conversión de zonas rocosas en tierras de cultivo. Este método, aunque eficaz, es completamente ilegal y plantea serios riesgos no solo para el medio ambiente sino también para la seguridad. La detención de esta persona no es un hecho aislado; ya en 2005, se enfrentó a cargos similares en una situación paralela, también en Meis, demostrando un patrón de comportamiento contrario a la ley.

¿Quién se encuentra realmente detrás de estas acciones? Esta situación nos lleva a reflexionar sobre la presión a que se enfrentan los productores de vino en su esfuerzo por encontrar o crear el terroir ideal para sus viñedos. El auge que está viviendo Rías Baixas, y su albariño, lleva a que la conversión de terrenos inhóspitos en fértiles viñas sea una tarea ardua que requiere no solo inversión económica sino también un compromiso con la sostenibilidad y la legalidad. La viticultura, al igual que cualquier otra forma de agricultura, debe equilibrar las necesidades de producción con el respeto por el entorno y las leyes que protegen tanto el patrimonio natural como el bienestar común.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 3754 veces