Uno de los mejores hidromieles de España se elabora en Asturias

El renacer del hidromiel español y su éxito en la Copa Reina

Sábado 02 de Diciembre de 2023

Compártelo

Leído › 7521 veces

El hidromiel es una de las bebidas alcohólicas más antiguas de la historia, conocida por su singular origen y características. A diferencia del vino, cuya base es la fermentación de uvas, o de la cerveza, que se elabora a partir de cebada o trigo, el hidromiel se obtiene de la fermentación de una mezcla de agua y miel. Esta bebida, que a menudo evoca imágenes de épocas medievales y culturas antiguas, ha experimentado un resurgimiento y cada vez son más las personas que lo descubren y se animan a comprar hidromiel al ofrecer una alternativa interesante a las bebidas alcohólicas más convencionales.

El origen del hidromiel se pierde en la nebulosa de la historia, con evidencias que sugieren su producción y consumo en diversas culturas alrededor del mundo desde tiempos remotos. Encontramos referencias de hidromiel en la antigua India, en los textos védicos, así como en relatos de la Grecia clásica, donde se le conocía como 'ambrosía' o 'néctar de los dioses'. En la Europa medieval, el hidromiel era una bebida popular, particularmente en las regiones del norte, donde la escasez de uvas hacía del vino un lujo poco accesible.

El proceso de elaboración del hidromiel es relativamente sencillo, pero requiere precisión y cuidado. La proporción de miel y agua puede variar, lo que resulta en distintos tipos de hidromiel. Algunas variedades incluyen el hidromiel seco, similar al vino blanco seco, el dulce, que recuerda al vino dulce o al oporto, y el hidromiel espumoso, que comparte características con ciertos tipos de cerveza o vinos espumosos.

La elaboración del hidromiel puede durar desde unas pocas semanas hasta varios años, dependiendo del tipo que se desee producir. Durante la fermentación, muy similar a la del vino, las levaduras consumen los azúcares de la miel, transformándolos en alcohol y dióxido de carbono. El tipo de miel utilizado, así como la incorporación de otros ingredientes como frutas, especias o hierbas, pueden añadir complejidad y variedad al perfil de sabores de hidromiel.

El hidromiel presenta un amplio espectro de perfiles sensoriales. Puede variar en color desde tonos pálidos hasta ámbares intensos, y en sabor desde notas florales y afrutadas hasta sabores más robustos y especiados. Su graduación alcohólica también es variable, pudiendo ser tan suave como una cerveza ligera o tan potente como un vino fuerte.

En términos de maridaje, la versatilidad del hidromiel permite combinarla con una amplia gama de alimentos. Las variedades más dulces pueden acompañar postres o platos con sabores intensos, mientras que las secas maridan bien con carnes blancas, pescados o quesos suaves.

En la actualidad, el hidromiel está experimentando un renacimiento, con un creciente número de productores artesanales y comerciales que la ofrecen en diferentes estilos y presentaciones. Esta bebida, que durante mucho tiempo permaneció en un nicho de mercado reducido, está encontrando su lugar en el mundo de las bebidas alcohólicas, atrayendo tanto a aficionados como a curiosos en busca de nuevas experiencias gustativas. Este interés renovado se ha manifestado en la reciente edición de la Copa Reina, un certamen internacional de hidromieles, donde la marca española Zángana, que cuenta con un amplio catálogo en su tienda online hidromiel, se ha posicionado como una de las mejores del mundo, obteniendo varios reconocimientos en diferentes categorías.

Así, esta empresa asturiana se ha alzado con la Medalla de Oro en la categoría de hidromiel de baja graduación con su variedad "Frutos Rojos", mientras que su variedad "Primavera" ha obtenido la Medalla de Plata en la misma categoría. Adicionalmente, su variedad "Original" ha sido galardonada con la Medalla de Bronce en la categoría de hidromiel tradicional.

Estos reconocimientos no son casuales, sino que reflejan el compromiso de Zángana con la calidad y la innovación. La empresa ha sabido combinar técnicas tradicionales con un enfoque contemporáneo, dando lugar a hidromieles que no solo respetan el legado histórico de esta bebida, sino que también responden a las expectativas del consumidor moderno.

Además de sus logros en la Copa Reina, Zángana cuenta con acreditaciones relevantes que subrayan su compromiso con la calidad y la sostenibilidad. Su variedad "Asturiana" ha obtenido el sello "Alimentos del Paraíso Natural", mientras que su variedad "ECO" está certificada por COPAE, lo que garantiza su producción ecológica y sostenible.

El hidromiel de Zángana ofrece una experiencia sensorial única, capaz de recordar tanto a un vino espumoso dulce como a una cerveza, pero con la particularidad de ser apta para celíacos al no contener gluten ni aditivos. Esta versatilidad la convierte en una opción atractiva tanto para aficionados al vino como para aquellos que prefieren la cerveza, ofreciendo una alternativa interesante y diferente en el mercado de bebidas fermentadas.

La trayectoria de Zángana y su reciente éxito en la Copa Reina evidencian el potencial de la hidromiel en España ,como una bebida con historia, pero plenamente relevante en el panorama actual. Su capacidad para adaptarse a los gustos modernos, manteniendo al mismo tiempo su esencia histórica, la posiciona como una opción cada vez más apreciada tanto por conocedores como por nuevos consumidores.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 7521 veces