El vino y el perfume se unen en una exclusiva propuesta

La bodega que elabora Clos de l'Obac y Almah Perfumes han presentado esta formidable creación que aúna dos universos sensoriales

Javier Campo

Viernes 24 de Noviembre de 2023

Compártelo

Leído › 3481 veces

Seguramente, a los que nos dedicamos al mundo del vino, cuando estamos haciendo una cata, hay un montón de cosas que nos recuerdan a un perfume y, cuando olemos un perfume, hay recuerdos que nos transportan al vino. Lo cierto es que ambos mundos no están tan distanciados bajo mi punto de vista. Y entiendo que también será así para los creadores de este producto.

La bodega Costers de Siurana es un referente a nivel mundial situada en el corazón del Priorat y, mi buen amigo Guillem Pastrana toma las riendas tras la impecable huella de sus padres Carles y Mariona, haciendo dos de las joyas líquidas mas deliciosas de esta región como es el Clos de l'Obac y el Kyrie. Ambos vinos tienen una complejidad aromática difícil de igualar y están entre mis preferidos desde hace mucho.

La empresa de perfumes barcelonesa Almah a través de Jordi Magrans elabora delicadas fragancias y, en este caso, en perfecta armonía con Guillem, han sacado al mercado dos creaciones inspiradas en los mencionados vinos: Almah Obac y Almah Kyrie. La primera de las creaciones está pensada para un público masculino y la segunda para el femenino, pero debo decir, que son perfectamente compatibles e intercambiables. Eso sí, los matices son únicos de cada vino y podemos encontrar semejanzas como el clavo, la pimienta, la madera o el tabaco en lo que al tinto se refiere y de rosa búlgara, cardamomo o jazmín en el blanco entre muchos otros aromas, tanto en el vino, como en el perfume.

Cuando tomamos vino, disfrutamos de la deliciosa sensación placentera que nos provoca al olerlo y al beberlo. Si, además, lo compartimos, la experiencia se potencia. Igual nos pasa con el perfume que, lo usamos para gustarnos, para gustar, para sentir en nuestra piel esos matices que tanto nos agradan y que tanto agradan a quienes nos rodean. No hay tanta diferencia ¿verdad?

La imagen y diseño de ambos perfumes es un auténtico lujo y es cierto que quizás no sea apto para todos los bolsillos, pero, quienes puedan disfrutarlo, tendrán esa deliciosa sensación que tienes cuando recuerdas haber probado un vino que te ha gustado mucho. Perdura en la memoria. Y en el caso de estos perfumes, su aroma también perdura. En tu piel. En tu recuerdo.

Javier Campo
Sumiller y escritor de vinos
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 3481 veces