“Necesitamos más sitios a donde ir a beber vino”

Isabel Blanco

Lunes 21 de Noviembre de 2022

Compártelo

Leído › 2766 veces

Tomás Ucha

Tomás Ucha es el jefe de sumilleres del Wine Bar Berria de Madrid, un proyecto que nace por y para los amantes del vino. Este joven se enamoró del mundo del vino en Madeira y hoy aspira a convertirse en Master Somellier. Por el momento, ya es el Mejor Sumiller de Galicia 2022.

El próximo 27 de noviembre estará en Vilagarcía de Arousa como jurado en el campeonato de la Feria Independiente de Vino Castes, un encuentro en el que participarán proyectos enológicos de España, Italia, Francia y Portugal.

En unos días arranca Castes, la Feria Independiente del Vino que celebra su V edición, ¿qué aporta esta cita al sector?

El objetivo de esta Feria es que la gente pueda conocer de primera mano a productores que, en muchos casos, son inalcanzables. Estamos ante un proyecto que acerca el mundo del vino a las personas de a pie y que representa una gran oportunidad para mejorar en materia de comunicación. En el sector es muy complicado encontrar una Feria en la que se den cita tantos productores, desde luego en Galicia es la única de estas dimensiones, en la que además encontraremos productores que han llevado su terroir al extremo haciendo algo diferente en el marco de su propia región.

¿Cómo afronta su papel como jurado en una cata?

Es una tarea complicada, pero considero que es muy importante concentrarse, tomárselo con calma, no estar nervioso y también vivir todo el proceso como un momento divertido, en el que se puede aprender y, al mismo tiempo, compartir una experiencia.

La necesidad de acercar el vino a la sociedad es uno de los retos del sector en los que están implicados tanto la Feria Castes como el proyecto de Wine Bar Berria, ¿cuáles son las claves para mejorar la comunicación e incrementar el conocimiento de la cultura del vino?

Necesitamos más ferias de vino como Castes, a la que la gente pueda asistir para divertirse, para escuchar música y disfrutar del buen vino, también necesitamos más sitios a donde ir a beber vino y generar más historia y cultura en torno a este producto.

Sin duda es una tarea complicada y falta mucho camino por recorrer, pero para mí deberíamos empezar por guiar a las generaciones que vienen detrás para crear una herencia. Personalmente, he vivido en Londres y allí hay una filosofía en torno al vino y la gente joven lo consume, pero en España no es así, el vino está en un segundo plano hasta que tenemos una mediana edad. En la actualidad hay una generación de jóvenes productores en el sector del vino, por ello creo que estamos en un momento ideal para acercarnos a la gente más joven.

¿De qué forma Wine Bar Berria busca implicar a las generaciones más jóvenes en el consumo de vino?

El proyecto de Wine Bar Berria es muy ambicioso y con una idea de futuro muy clara. Una de las claves para llegar a las personas jóvenes es que nuestro equipo es muy joven, ninguno de los ocho sumilleres sobrepasamos ahora mismo los 30 años y, aunque parezca muy simple, gracias a esto hemos conseguido atraer a personas que no llegan ni a los 20 años a nuestro local.

¿Cuáles son las tendencias de consumo en auge en la actualidad?

Hoy por hoy se apuesta por vinos fáciles de beber pero que, al mismo tiempo, tengan cierta complejidad. Es decir, la tendencia apunta a vinos con poca intervención, fruto de un intenso cuidado en bodega y en viñedo. Hace unos años, desde las bodegas se ofrecían elaboraciones en las que se abusaba más del uso de químicos. Pero ahora se prefieren todos aquellos vinos fruto de una enología más respetuosa y que puedan envejecer bien. Por tanto, en los próximos años se espera que los consumidores encuentren vinos más puros y extremos.

¿Qué define, bajo su perspectiva, a un buen sumiller?

El desarrollo de la labor de un sumiller dependerá siempre de los retos que establezca cada profesional de forma individual, ya que es una carrera que abarca muchos aspectos diferentes. En mi opinión, un sumiller debe ser súper versátil, tiene que entender el mercado, saber a qué persona se dirige en cada escenario y, sin duda, tiene que conseguir crear una sinergia entre lo que el mercado ofrece y lo que la sociedad demanda. Según mi experiencia, es esencial ser consciente de la necesidad de ser una figura rentable para la empresa en la que se trabaja porque cuando un empresario invierte en una persona que solo se va a dedicar al vino, esta debe ofrecer resultados.

¿Cómo empezó su trayectoria como sumiller?

El primer paso fue estudiar Dirección Hostelera en el CIFP Carlos Oroza en Pontevedra, pero la inquietud por el mundo del vino aparece cuando viví en Madeira (Portugal). Es en ese país donde descubro esta pasión y apuesto por este sector, volviendo a Galicia para formarme en el Instituto Galego do Viño. Posteriormente, durante tres años estuve trabajando en Mugaritz, donde coincidí con Eduardo Camiña y crecí mucho profesionalmente. Cuando llega la pandemia de la Covid-19 decidí irme a Londres, donde todavía se podía seguir trabajando. En la actualidad sigo formándome con el objetivo de convertirme en Master of Wine y dirijo el proyecto de Wine Berria Bar en Madrid, lo que sin duda ha sido mi gran oportunidad.

Isabel Blanco
Licenciada en Periodismo. Máster en Dirección de Comunicación Corporativa.
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 2766 veces

Comenta