Una familia, la de Bodegas Salado, con más de 200 vendimias vividas

Miércoles 07 de Septiembre de 2022

Compártelo

Leído › 3046 veces

Los hermanos Francisco y Pedro Salado superan con éxito la vendimia nocturna de uva Garrido Fino 2022.

Juan Alberto González enólogo de Bodegas Salado nos describe qué tras un año complicado por la sequía, la uva Garrido Fino se encuentra en un estado sanitario excelente. Después de 40 días con temperaturas diurnas por encima de los 40 grados y nocturnas superiores a los 30 grados, condiciones que han supuesto una pérdida de cosecha del 20%. La uva entró con unos parámetros analíticos esperanzadores de 12% de alcohol probable y una acidez total expresada en ácido tartárico de 5,4 g/l, todo ello gracias a la adaptación de la uva Garrido Fino a las condiciones de clima extremo de Andalucía, a las lluvias de verano caídas la semana antes de vendimia, acompañadas de unos días de rocío de la mañana y vientos frescos de poniente nocturnos.

El lunes 22 de agosto a las 4 de la madrugada, comenzó la recogida de la uva Garrido Fino de la Finca Las Yeguas, viña ecológica ubicado en el Aljarafe Sevillano, en ladera orientada al occidente, recoge las corrientes atlánticas, se protege de los vientos calientes continentales y se resguarda de las calimas del Sahara. Los suelos son de albariza, con una fina capa de arcilla que retiene la humedad y permite que la vid madure lentamente. Finca las Yeguas es mucho más que un clima propicio y unos suelos óptimos para elaborar algunos de los mejores vinos de Andalucía, Finca las Yeguas es el esfuerzo de sus trabajadores y su ilusión por dar lo mejor cada día del año.

Bodegas Salado elabora diversos vinos con la uva Garrido Fino, vinos que muestran un paisaje. A destacar su vino más reciente "Finca Las Yeguas" y su emblemática familia de vinos espumosos Umbretum.

Francisco y Pedro, hermanos, sexta generación de la familia Salado, jugaban de niños a ser toneleros con pequeñas barricas, vistiendo mandiles cosidos por su abuela para no manchar los pantalones. Hacían incluso sus propios vinos, en un intento de imitar a su padre Rafael Salado, bajo la mirada atenta de la cuarta generación de la familia Salado, su abuelo, Curro Salado. Ahora son el presente y el futuro de un viñedo ecológico y una bodega moderna que elabora vinos únicos y singulares con la uva Garrido Fino.

 

Un artículo de Francisco Jose Leon Mora
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 3046 veces

Comenta