La moda de mezclar tés con vino

Vilma Delgado

Martes 26 de Enero de 2021

Compártelo

Leído › 4473 veces

El té y el vino son dos de las bebidas más populares del mundo. Sus variedades son muy amplias, con lo cual esto enriquece nuestros paladares. Y si mezclamos ambas bebidas y nos tomamos una infusión de té con vino. La idea quizá resulte extraña, pero esta peculiar mezcla de contrastes entre el té y el vino está de moda. Es una combinación que empieza a convertirse en costumbre y eso lo saben muy bien en aromas de té.

Orígenes y tipos de tés

Desde China a conquistar el paladar de millones de usuarios. El té es una de las bebidas más antiguas del mundo, y una de las que tienen mejores propiedades beneficiosas para nuestro organismo. El té es una bebida saludable. El origen de esta bebida se encuentra en la legendaria China, en manos del emperador Shen-Nung, quien vivió hace unos 5.000 años. Pero no crean que este emperador se esmeró mucho en el invento del té. Todo fue casualidad. La leyenda dice que unas hojas cayeron sobre el agua que estaba hirviendo el famoso emperador y que al probar esa mezcla sintió un gran placer. Y mandó plantar semillas.

Desde entonces, el té se fue expandiendo por todo el mundo, aunque hay otras leyendas que indican que los orígenes de esta bebida están en Japón, con el Príncipe Bodhi-Dharma como protagonista, o en la India, con una historia diferente, pero con el mismo protagonista. Sea como fuera, el té se fue haciendo popular mediante las numerosas expediciones de descubridores. Hoy en día, el té es la bebida más consumida en el mundo, por delante del café o la cerveza. Exceptuamos, lógicamente, el agua. En la actualidad, el té cuenta con cuatro variedades: té blanco, té rojo, té verde y té negro. Cada una de ellas tiene sus propiedades.

Sin embargo, la última tendencia es mezclar el té (cualquiera de sus variedades) con vino. Y no sólo el té, sino también otro tipo de infusiones. Quienes han realizado esta mezcla (que, dicho sea, no consiste en mezclar directamente té y cualquier vino), dicen que obtienen sensaciones muy variadas, desde degustar una bebida con sabores amargos a otras bebidas más dulces e incluso aromáticas. Todo va en función de las proporciones mezcladas y de los tipos de té y vino. Es una mezcla exótica, pero que está gustando.

Las mejores mezclas de té con vino

De hecho, ya hay empresas que están fabricando este tipo de nueva bebida: té con vino. Una de ellas está en España y cuenta con hasta tres variedades: té verde japonés con vino chardonnay de La Rioja; té negro inglés con vino de uva garnacha de Aragón y finalmente té indio con vino tinto de Navarra. Es más, en función de esta mezcla, los expertos en estos nuevos sabores recomiendan el tipo de alimentos con los que acompañar a esta bebida, así como el grado de temperatura óptimo al que debe mantenerse esta curiosa mezcla que cautiva cada vez a más paladares.

No son los únicos ejemplos, puesto que ya se están comercializando más mezclas de tés con vinos. Veamos algunos ejemplos más: el té verde con vino blanco y el famoso té Rooibos con vino tinto. Y si se quiere conseguir un toque más dulce, algunas compañías dan un toque de miel a esta mezcla de tés y vinos. Y no crean que se venden a unos precio exagerados. O si se busca un toque amargo, el té matcha bien mezclado con un vino de uva blanca aporta esa acidez que también gusta a otros paladares. Hay botellas a la venta por entre 7 y 10 euros. Precios asequibles para probar una de las últimas tendencias en temas de bebida.

Si su asombro no ha decaídos, le contamos que incluso ya hay empresas que organizan eventos para buscar el mejor té con vino de la temporada, como sucede con los vinos o los aceites o cualquier otro producto gastronómico. Ni que decir tiene que aquellos que quieran adquirir una botella de té con vino que haya sido premiada deberán realizar un desembolso mucho mayor, como sucede en otros sectores. Los precios, en estos casos, no bajan de los 35 euros. Pero si su bolsillo es más modesto o no se atreve con estas nuevas tendencias, también podrá degustar de alguna cata en donde le ofrecerán un pequeño repertorio de los mejores tés con vinos del mercado. Y, además, con sus consiguientes explicaciones a manos de un experto.

Pero esta moda no termina aquí, puesto que ya muchas empresas relacionadas con el té explican cómo conseguir de manera casera una acertada mezcla de un buen té con su vino más idóneo, todo ello en función del aroma a conseguir; también es cierto que esto resulta más complicado, pero quizá sea un buen comienzo para adentrarse en la creciente moda de mezclar tés con vino. Estamos ante una combinación ganadora.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 4473 veces

Comenta