La Jefa de cocina afro-americana de Chicago Mariya Russell obtiene una estrella Michelin

Escrito por

Martes 18 de Febrero de 2020

Compártelo

Leído › 534 veces

La jefa de Chicago es  la primera mujer afroamericana que ha obtenido el galardóó gastronomico de una estralla Michelin.
El Balado #Restaurant Inc. donde la jefa de cocina Mariya Russell prepara sus platos de Kikko y Kumiko.
Chef de Chicago Mariya Russell es la primera mujer afroamericana negra en tener una estrella Michelin. Ella es un poco tímida delante de las cámaras pero se seiente au su aire  y muy cómoda en la cocina donde la jefa (cheffe) Russell, elabora y prepara sus mejores platos inspirados a escala mundial para los establecimientos hermanados Kikko y Kumiko, realmente permite que su comida hable por sí misma.
En menos de un año, su cocina se impuso con elocuencia y nuevas creaciones que reunió los restaurantes, pertenecientes al célebre chef Noah Sandoval. Ya se trate de un popular pan de leche japonés, adornado con helado de miel fermentada y trufa, o de los siete platos omakase, su cocina ha encantado los gustos de Bon Appétit («Top 50 de 2019»), de Food & Wine («Best New Restaurants »), («100 Greatest Places of 2019»).
En septiembre 2019 recibió el honor más significativo de todos: una estrella Michelin. Al hacerlo, se convirtió en la primera mujer negra en obtener el galardón gastronomico francés de Michelin.
Ha recorrido un increíble viaje gastronómico y de sabores del mundo desde sus humildes comienzos como adolescente entusiasta en un programa de un instituto culinario gastronomico a su estrella histórica Michelin.
Para entrar en el destino omakase de Chicago Kikko, primero tienes que pasar por su bar y restaurante, y luego pasas por las escaleras. Los tonos lujosos y ambiguos calentados por elementos naturales la madera y el fuego de las velas por todas partes revelan un bar con sólo 10 asientos. Pero es un comedor. Y en la verdadera moda omakase, la experiencia que viene es especial e íntima, algo que Mariya Russell, chef de Kumiko y Kikko, asimila a una cena convivial entre amigos.
En este espacio, una especie de cocina abierta de nivel superior, la cabecera estrellada Michelin y los invitados no están más lejos de la longitud de brazo de Russell prepara y sirve cada plato en el menú degustación de siete platos.

Los comensales no sólo pueden disfrutar del menú de Russell, refinado y complejo en sabor, y de su uso de la técnica japonesa, sino que también pueden interactuar con el chef en este ecosistema donde se fomenta el compromiso. Todo esto subraya el dominio de Russell sobre la cocina y la hospitalidad como la marca de un verdadero artesano.

En septiembre, Russell se convierte en el primer chef afroamericano femenino de un restaurante con estrellas Michelin. Russell recibió la noticia de que iba a conceder una estrella a Kikko, y su primera llamada para anunciarlo la hizo a su madre, que quedó sin aliento por la realización histórica de su hija menor. Trabajó  duramente durante 13 años, entonces llegas a este punto y estás en el punto culminante de la celebridad. ¡Lol! Todo esto fue por algo. Y siendo yo esa persona creadora de platos y creaciones culinarias, es realmente maravilloso.

«¡Oh, Lol! Todo esto fue por algo. Y siendo yo esa persona, es realmente genial » explicael Chef jefa de cocina Russell, que ha dado otro paso dos días después del anuncio de Michelin ella tenía 30 años. Es muy aterrador al mismo tiempo , dice. «Es mucha presión, no es que no la haya habido antes, es otro tipo de presión ahora. »
Lo que Russell describe es la presión inherente a la gestión y funcionamiento de su famoso restaurante como una mujer negra que se ha adentrado en una industria que sistemáticamente subestima a los afroamericanos y a las mujeres y que además es demasiado machista. Y ahora, la capa adicional de responsabilidad, el jefe Russell nos dice: « Mi vida acaba de cambiar. »
La familia es primordial para el éxito de Russell. Creció en Springfield, Ohio, en una gran familia unida con sus padres y cuatro hermanas. « Tuve la mejor infancia de mi vida. Mis padres trabajaron muy duro para que pudiéramos irnos de vacaciones. Aunque todavía estábamos en dificultades, no nos lo dijeron. » Después de la secundaria, se mudó a Chicago para ir a la escuela de cocina Discípulos de Escoffier. Mientras construye su carrera, Russell afortunadamente ha ampliado su familia con algunas de las personas con las que ha trabajado: su marido, Garrett Russell, que es un subjefe en Kumiko; y su mentor, Noah Sandoval, jefe-socio de la degustación menú Oriole, Kumiko.

Un artículo de Osvaldo Villar

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 534 veces

Comenta