Maridajes apropiados para comer con whisky

Javier Campo

Jueves 16 de Enero de 2020

Compártelo

Leído › 3676 veces

Quizás pensemos erróneamente que los maridajes solo se hacen con vino o cerveza y, lo cierto es que los destilados son buenos amigos de la armonía entre comida y bebida y, el whisky uno de los más versátiles

Pongámonos en situación. El whisky es la bebida alcohólica obtenida de la destilación del fermento de granos de cereal molidos y añejados en barriles de madera, tradicionalmente de roble blanco. Su graduación, según su productor, oscila entre los 35º a 50º. Esta bebida, en Inglaterra y Canadá se conoce como Whisky, mientras que en Irlanda y Estados Unidos como Whiskey.

La palabra whisky tiene su origen en la palabra gaélica "uisge beatha", o "usquebaugh" que significa "water of life", es decir "agua de vida". El gaélico es un tipo de celta hablado en las Highlands de Escocia.

Los whiskys poseen una cantidad de matices olfativos y gustativos casi infinitos por lo que se prestan mucho al maridaje, obviamente en cantidades adecuadas a su grado alcohólico ya que como ya sabemos un destilado puede tener entre tres y cuatro veces más alcohol que un vino.

La elección del tipo de comida va a ser imprescindible si quieres hacer un maridaje con whisky porque dependiendo de su intensidad se va a ver tapada por el whisky. Así las intensidades de ambas partes van a tenerse en cuenta a la hora de realizar la armonía entre ambos. Os voy a poner unos ejemplos.

Maridajes con whisky

Podemos maridar una ensalada de canónigos y rúcula con unos dados de sardina ahumada, nueces y vinagreta de mostaza. Vamos a acompañarlo con un blended whisky de poca edad y que podemos rebajar con un poco de agua con gas no salada y servido en vaso ancho frio sin hielo.

Nos vamos con un pescado. Una suprema de lubina con miso, apio crujiente y crema de pimientos verdes. Esta vez escojemos un whisky de islay con matices a turba y toques muy ahumados tomado en copa y a pequeños y cortos sorbos intermitentes buscando la afinidad con el plato.

Una carne potente como la escocesa black angus a la brasa tal cual con una salsa barbacoa para simplificar puede ser acompañada con un pure malt cask strength que puede rebajarse con un poco de agua para liberar matices.

Un bourbon elaborado con maíz nos aportará un toque dulce para acompañar un coulant de chocolate y helado de vainilla, ya que, los postres también se pueden acompañar con whisky.

Las posibilidades son infinitas y los límites solo los pones tu... y la Guardia Civil (es broma).

Javier Campo
Sumiller y escritor de vinos
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 3676 veces

Comenta