Buscando la calidad y la diferenciación: vinos de autor

Carmen Fernández

Lunes 30 de Diciembre de 2019

Compártelo

Leído › 3580 veces

En el mundo del vino podemos ver diferentes términos para hablar de un vino: vinos de pago, vinos con denominación de origen, vinos de autor... Si te gusta el vino y quieres conocer un poco mejor este mundo, es interesante diferenciar algunos de estos conceptos, que nos ayudarán a entender y darle el valor que tienen a cada una de estas elaboraciones.

Es muy habitual, por ejemplo, que algunas bodegas destaquen el nombre del enólogo que ha elaborado su vino, especialmente cuando se trata de un profesional reconocido, como puede ser los vinos que elabora Raúl Pérez en diferentes denominaciones de origen, o que también algunas bodegas elaboren un vino que lleve el nombre de un personaje conocido, como la línea de vinos que tiene el cocinero Martín Berasategui con el grupo La Navarra, ¿significa eso que estamos frente vinos de autor? Pues no necesariamente.

Un vino de autor es aquel en el que la bodega busca expresar su filosofía o su personalidad, elaborando vinos en los que la libertad y la creatividad son un elemento fundamental, junto con una elevada calidad y una pequeña producción, lo que los convierte en vinos diferentes y únicos. Habitualmente la mano del enólogo estará muy presente en estos vinos, en los que el profesional tiene libertad para jugar según sus propios criterios, mimando el vino e intentando obtener una elaboración diferente que, en muchas ocasiones, estará fuera de las reglas y pautas de elaboración de las denominaciones de origen.  Un rápido vistazo al amplio catálogo del grupo Felix Solís Avantis nos permitirá encontrar algunos ejemplos de estos vinos de autor, elaborados según diferentes criterios.

Un coupage elaborado por manos expertas

Nacida del coupage de una selección de vinos, criados en barricas de roble francés y americano de las bodegas de Pagos del Rey en Fuenmayor (La Rioja), Olmedillo de Roa (Burgos) y Morales de Toro (Zamora). Cada una de las "ediciones" de este vino son únicas, ya que cambia el porcentaje de vinos aportados por cada una de las bodegas de Pago del Rey, convirtiendo a la Tempranillo en la máxima protagonista de esta elaboración. Así, mientras que en su segunda edición, La Única está elaborado con un 15% de tempranillo (añada 2010), un 40% de tinto fino (añada 2011) y un 45% de tinta de Toro (añada 2011), la tercera edición es el resultado de un 50% de tinto fino (coupage de añadas), 30% de tinta de Toro (añada 2013) y 20% de tempranillo (añada 2012).

La Única, un coupage que ensalza la tempranillo

Todo ello nos da como resultado un vino que apuesta por la esencia de los vinos de crianza elaborados por esta bodega, de los que se producen tan solo 6300 botellas por cada edición, a partir de los coupages elaborados por manos expertas para encontrar la máxima expresión de la variedad y la crianza.

La crianza como nota diferencial

Junto a las palabras "vinos de autor" es habitual encontrar también otro término que suele ir de la mano: "vinos de alta expresión", con los que se suele aludir a aquellos vinos de autor donde la crianza ha sido el elemento fundamental que cambia las características finales que vamos a encontrar en el vino. En estos casos las bodegas y enólogos apuestan por establecer sus propios tiempos de crianza, alargándolos o modificándolos, como puede ser el caso del Condado de Oriza 409, un Ribera del Duero cuyo nombre obecede al tiempo que está en crianza, 409 días en barricas de roble francés.

En este caso, por ejemplo, la crianza en barrica supera lo que establece la denominación de origen para los crianza, 12 meses en barrica para luego afinarse en botella otro año más antes de salir al mercado, pero no alcanza los 36 meses necesarios para hablar de un reserva.

Tanto en el caso de este Ribera del Duero como en el caso del D.O Toro Sentero Expresión, de Pagos del Rey, las bodegas están comercializando actualmente las añadas de 2014 y 2015 que han cosechado gran éxito en los concursos y certámenes vitivinícolas a los que se han presentado ( Mundus Vini, Berliner Wein Trophy, Decanter...). Ambos también tienen en común la variedad tempranillo y la vendimia manual, aunque Sentero Expresión se elabora exclusivamente con viñedos viejos de escasa producción.

Diferenciándose del resto

Otra de las situaciones en las que las bodegas apuestan por los "vinos de autor" es cuando quieren elaborar un vino que se salga de lo habitual o que se diferencie dentro de una marca. El es caso del Gran Bajoz, que completa la línea Bajoz de Pagos del Rey, compuesta por tres vinos jóvenes: blanco malvasía, rosado y tinto tempranillo, roble, crianza y este vino de autor (Gran Bajoz). Frente a sus hermanos, que cumplen escrupulosamente lo que vamos a encontrar en los tintos de la Denominación de Origen de Toro, el Gran Bajoz procede de viñas viejas de más de cien años, de pie franco y de escasísima producción. La uva, recogida de forma manual, pasa por un proceso de maceración en frío, fermentación alcohólica en 10 días en depósito de acero y, finalmente, 12 meses en una barrica de roble nuevo con sus lías y no menos de otros 3, en botella para redondearse, lo que le permite conservar acidez y frescura para un vino de esa crianza. La producción está limitada a las 5000 botellas, buscando el equilibrio perfecto entre la frutosidad y el vigor de los vinos jóvenes y la elegancia de la crianza.

Carmen Fernández
Licenciada en CC de la Información y especializada en enogastronomía y turismo
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 3580 veces

Comenta