La bota de vino, una tradición que no debemos perder

Javier Campo

Martes 23 de Julio de 2019

Leído › 5890 Veces

A pesar de que vivimos en un tiempo donde beber vino muchas veces se convierte en algo muy técnico y con copas específicas, no debemos perder la tradición de beber vino en bota

beber en bota de vino

Si ponerse las botas significa calzarse o tener algo en abundancia ¿también tendría que ver con las botas de vino?

Pues parece ser que sí, ya que comer o beber en cantidad implica esta relación que viene de aquellas personas que no iban descalzas, se ponían botas, señal inequívoca que tenían dinero, por lo que, también tenían para comer y beber.

Pero no nos desviemos de la bota de vino que poco tiene que ver con el calzado excepto porque también se hace de cuero. Por lo general se usa para el vino, aunque lo cierto es que sirve para cualquier líquido bebible o no.

Aquí en España es donde más tradición hay de usar y beber en bota aunque ahora es algo como muy "cool" y mucha gente mayor se ríe al ver lo mal que bebemos en bota.

Las primeras botas las podemos encontrar en la antigua Grecia, aunque por aquel entonces se llamaban odres que proviene del latín y de la palabra uter. La Biblia también habla de las pieles llenas de vino y en Don Quijote de la Mancha nuestro héroe destroza las pieles de vino a mandobles.

Pero ¿Por qué se llama bota? Pues el origen es incierto y con discrepancias, pero parece ser que proviene del vocablo francés botte de botter que significa arrancar en una clara alusión al arrancado de la piel del animal para contener vino.

Sin embargo, a sido aquí donde la tradición de beber en bota sigue en vigor superando a otros países. De hecho, las mejores botas del mundo se fabrican aquí y, por ejemplo, en Estados Unidos, compran botas españolas por su enorme calidad.

La bota en si es un pedazo de cuero cosido y con un revestimiento interior de pez (resina de árbol) o látex (otro compuesto extraído de los árboles también). Esto es para impermeabilizar la piel y que no pierda el líquido que contiene.

Los cuidados de la bota son motivo de "cátedras" de taberna donde los más ancianos explican con ímpetu como debe conservarse la bota para que "de un buen vino" pues dicen, que el mal vino mejora en bota.

La siguiente discusión viene al demostrar las "depuradas" técnicas al beber en bota pues no todos saben hacerlo. Las diferentes y variadas demostraciones pueden versar sobre el tiempo y cantidad de caída del chorro, lo que implica más o menos aguante bebiendo vino, o a ver quien se mancha antes la camisa ya que suele ser el pagano de la próxima ronda de llenado.

A pesar de que vivimos en un tiempo donde beber vino muchas veces se convierte en algo muy técnico y con copas específicas, no debemos perder la tradición de beber vino en bota.

Javier Campo
Sumiller y escritor de vinos

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta