Cambio climático, promoción de producto y gestión de insumos, centran el Congreso Mundial del Vino

Martes 16 de Julio de 2019

Leído › 1679 Veces

La OIV celebra el Congreso Mundial de la Viña y el Vino 2019 en Suiza donde 650 expertos de 47 países abordan esta semana los principales problemas vitivinícolas globales

Suiza, miembro de la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV) desde 1934, es la anfitriona del 42º Congreso y la 17ª Asamblea General de la Organización Mundial de la Viña y el Vino. Durante la tercera semana de julio (15-19 julio de 2019), casi 650 expertos de 47 países están presentes en Ginebra para discutir temas científicos, sociales y ambientales para el sector.

Dentro de un sector que cambia rápidamente, estas reuniones entre miembros de gobiernos, expertos y profesionales son más esenciales que nunca. El cambio climático es una fuente de desafíos, así como las nuevas expectativas de los consumidores con respecto a la salud pública, la trazabilidad o incluso la protección del medio ambiente. Además, las nuevas áreas de producción están experimentando un crecimiento significativo en todo el mundo y los métodos de compra están evolucionando, como ocurre con el ecommerce, por ejemplo.

El tema central del congreso, 'Preservación e innovación: expectativas a nivel ambiental, económico y social' tiene como objetivo presentar las contribuciones de la ciencia y la innovación con miras a la producción vitivinícola sostenible. Durante dos días, cerca de 200 presentaciones tratan temas y avances en viticultura y enología, incluidos temas relacionados con la economía, el derecho, la seguridad y la salud.

Los ponentes proceden de más de 40 países, naciones tradicionalmente asociadas con el mundo vitivinícola como Francia, España e Italia, pero también países con producciones menos conocidas como Japón y Bolivia, así como países con bajas producciones pero grandes consumidores como Dinamarca o el Reino Unido.

Entre los temas presentados, las jornadas trataron temas como el mencionado cambio climático, pero también la promoción del valor de los productos a través de fortalezas del vino (terruños, origen, salud y calidad alimentaria, bajo contenido de azúcar del vino, alérgenos, etc.); e incluso la protección de la vid con la gestión de insumos. Un aspecto, este último, que ha sido abordado en la conferencia títulada "Un enfoque razonado de los aportes: contribuciones científicas y percepción del consumidor", celebrada el pasado 15 de julio, en la que la cuestión de los insumos se aborda tanto desde una perspectiva técnica como desde el punto de vista de los consumidores.

SUIZA PRESENTA SU POTENCIAL VINÍCOLA

El Congreso sirve también como carta de presentación del vino suizo. Así, durante esta semana se celebran reuniones entre bodegueros del país anfitrión con expertos internacionales. Cada una de las seis regiones vinícolas suizas se presentarán durante las comidas, en eventos sociales en Ginebra y en los cantones de habla francesa. Los vinos asociados con los productos típicos de cada región se ofrecerán a los participantes. Las visitas técnicas en la región de 3 Lacs y en los cantones de Vaud y de Valais permitirán a los participantes comprender los problemas, las tradiciones y el conocimiento de los profesionales suizos, tanto en la producción como en la investigación y la capacitación.

La semana culminará con un espectáculo en la Fête des Vignerons y se podrá continuar durante el fin de semana, para los participantes que lo deseen, realizando excursiones posteriores en Ticino, Valais o en la región del lago Constanza.

¿QUÉ ES LA ORGANIZACIÓN INTERNACIONAL DE LA VID Y EL VINO (OIV)?

La OIV es una organización intergubernamental de naturaleza científica y técnica de reconocida competencia por su trabajo en relación con la vid, el vino, las bebidas a base de vino, la uva de mesa, las pasas y otros productos derivados de la vid. Los objetivos de esta organización intergubernamental son proporcionar información, asistencia, armonización, estandarización y apoyo al sector vitivinícola mundial. Para ello, la OIV trabaja con una red de más de 1000 expertos de todo el mundo.

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta