120.889 Seguidores !

Pagan 482.000 euros por una botella de vino francés en una subasta

Lunes 15 de Octubre de 2018

Leído › 10988 Veces

Se trata de una botella de Romanée-Conti producida en el año 1945 en la región de Borgoña. El precio pagado se ha convertido en un nuevo récord mundial.

Un total de 558.000 dólares, o lo que es lo mismo, 482.000 euros es lo que se pagó el pasado sábado por un vino francés en una subasta de Nueva York (EE UU). Una cuantía que se convirtió en el nuevo récord mundial pagado por una botella de vino de cualquier tamaño. Pero claro, este no era un vino cualquiera, sino una de las 600 botellas de Romanée-Conti producidas en el año 1945, según informó Agence France-Presse.

Este vino está considerado como el mejor vino de la región francesa de Borgoña, uno de los productores más prestigiosos del mundo. Y, pese a ello, el precio final —que incluye impuestos y comisiones— fue 17 veces superior al estimado por la casa de subastas neoyorkina Sotheby's, que situaba su precio de salida en 32.000 dólares (28.000 euros).

Minutos después de vender esa botella, se subastó otra y su precio final fue de 496.000 dólares (428.000 euros). El año 1945 fue la clave también de esta venta. Y es que justo después de ese ejercicio, las viñas de las que nació el Romanee-Conti fueron arrancadas para ser replantadas. No obstante, su dominio, en la región de Cote de Nuits —que abarca menos de dos hectáreas— todavía poduce entre 5.000 y 6.000 botellas por año.

Los lotes del sábado provinieron de la colección personal de Robert Drouhin, quien de 1957 a 2003 dirigió a la bodega Maison Joseph Drouhin, una de las más destacadas de Borgoña, una de las regiones francesas más importantes en el mundo del vino.

El récord anterior lo ostentaba una botella de vino estándar de Chateau Lafite Rothschild de 1869, vendido en Hong Kong en 2010 por 233.000 dólares (201.000 euros). Asimismo, un Mouton-Rothschild de tres litros de 1945, tuvo el récord previo en 2007 al alcanzar un valor de 310.700 dólares (268.000 euros) en una subasta de Nueva York.

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta