5 consejos para planificar unas soñadas vacaciones de verano vinícola

Edith Gómez

Martes 11 de Julio de 2017

Leído › 4103 Veces

Si tu idea de unas vacaciones de ensueño implica pasar un montón de tiempo entre copas de vinos, entonces esta es información de tu interés

Para algunos, la compra de un paquete de vacaciones con tours incluidos en es el camino a seguir, ya que así se evita el caos y tendrás mayor certeza. La desventaja de esos tipos de viajes es que suelen ser poco flexibles, y a menudo terminas visitando sólo las bodegas más grandes y más comerciales de una determinada región.

Por lo tanto, si te gusta el reto y la oportunidad de armar tu propio itinerario, aquí están algunos consejos para la planificación de un viaje que te dará la oportunidad de explorar y disfrutar libre de estrés.

Encuentra tu estilo

No todas las regiones vinícolas son las mismas, y eso va desde los vinos que caracteriza a cada zona hasta la experiencia de degustación que podrías tener en cada lugar.

Hacer trekking/caminatas en el río Mosel en Alemania es hermoso, pero si no eres un gran fan del Riesling, no te será una experiencia completamente satisfactoria.

Descubrir los estilos de vino es fácil, pero la cultura de la sala de degustación podría tomar un poco más de investigación.

Si lo que deseas es una opción de lujo y opulencia, entonces el californiano valle de Napa o la francesa Champagne podrían ser lugares para ti. Ahora si prefieres destinos con menos autobuses de turistas, entonces considera la Sierra Foothills o Beaujolais.

Planifica sin falta

Independientemente de la locación que escojas, tener un plan es una necesidad, especialmente si vas al extranjero. En Estados Unidos, la mayoría de las bodegas tienen algún tipo de sala de degustación con horarios algo regulares. Esto es mucho menos frecuente en Europa, donde a menudo se requiere que hagas una cita con antelación.

Navegar regiones desconocidas es definitivamente mucho más fácil en estos días modernos de GPS, pero perderse en un país extranjero donde no hablas el idioma, nunca es divertido.

¡Sin prisa! Date el tiempo necesario

Uno de los peores errores que la gente hace cuando se toma unas vacaciones vinícolas es tratar de programar demasiadas degustaciones en un sólo día, o en un mismo fin de semana.

Aunque es plenamente comprensible el impulso de intentar visitar todo lo que puedas en un tiempo limitado, sólo terminarás con una experiencia en apuros y de la cual disfrutarás muy poco.

Parte de la diversión de la degustación de vinos es darte el tiempo necesario para experimentar cada vino y cada bodega, y si estás engullendo cada vaso con un ojo en el reloj se terminará convirtiendo en un paseo del que apenas va a recordar algo (y no sólo porque te estás pasando la tarde bebiendo alcohol).

Cuando viajes, lo mejor es que te limites a tres o cuatro bodegas en un día si es posible. Además, de esta manera no estarás tan cansado del vino al el momento de llegar a la cena.

No lo olvides: "Disfruta del presente. Agradece lo que tienes. Y vive el momento."

Sigue los tips de etiqueta para beber en verano

La tendencia del Prosecco ya va de salida. A menos que estés comprando boutique, por ejemplo, un Prosecco nublado o un Prosecco "real" de un productor pequeño, centrado en la calidad.

Si el calor se hace muy fuerte, no te preocupes y agrégale cubitos de hielo al vino. Para algunos está mal visto, pero no te dejes llevar por el qué dirán y agrega unos cuantos si el vino está demasiado caliente. Pon un par de cubitos de hielo, deja que el vino se refresque y luego a beber.

Recuerda comer con regularidad

Tienes que ser honesto: Es bastante fácil embriagarse cuando sales a una cata de vinos. Incluso si eres un escupidor diligente, ya que todo el etanol va sumando y puede causar estragos.

Es por ello que comer, tanto antes como durante el día de cata, resultar ser algo tan importante. Siempre debes procurar llevar contigo algún bocadillo, porque las galletas simples que te sirven en una sala de degustación no pueden representar el 30% de tu ingesta calórica durante el día.

Además, parte de la aventura vinícola es disfrutar de la gastronomía de cada región y acompañar los vinos que degustas con el bocado perfecto.

Así que sal y explora el increíble y diverso mundo del vino. Sólo asegúrate de encontrar tu propio estilo, hacer un plan, darte tiempo y comer algo primero.

Edith Gómez
Apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online
¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta