12 razones por las que deberías incluir el vino en tu dieta

Edith Gómez

Miércoles 28 de Junio de 2017

Leído › 12445 Veces

Te damos doce buenas razones para cuidar tu cuerpo disfrutando de una copa de buen vino sin subir ni un kilo

brindis amigos

Siempre hemos oído que una copa de vino al día es buena para la salud. Pero, si estamos realizando una dieta, ¿deberíamos incluir alcohol? La mayoría de las dietas te piden que no consumas alcohol para que sean efectivas, ya que el alcohol contiene calorías. Sin embargo en el caso del vino, esto es diferente a juzgar por los últimos descubrimientos realizados, que afirman que no sólo no engorda ni un solo gramo, sino que además el vino nos ayudará a perder grasa corporal.

Pero, calorías aparte, ¿qué nos aporta el vino en la dieta? Si no sabes cómo realizar una buena dieta, que se adecúe a tu estilo de vida, te aconsejo que primero entiendas cómo funciona tu cuerpo y cómo cuidarlo

Son muchos los estudios realizados sobre los beneficios del vino en nuestro organismo. Siempre manteniendo un consumo responsable, por supuesto, ya que el abuso del consumo de cualquier bebida alcohólica es perjudicial para la salud. Por eso los expertos recomiendan que el consumo del vino sea moderado para aprovechar los siguientes beneficios.

1. Reduce el riesgo cardiaco

Son muchos los estudios que se han realizado a lo largo de los años que demuestran que el consumo moderado del vino ayuda a mantener el corazón más sano. El vino ayuda que el colesterol no se concentre en las arterias. Debido a esto, el consumo moderado de vino es perfecto para prevenir las enfermedades cardiovasculares.

También hay estudios que demuestran que el vino tinto reduce el desarrollo de la arterioesclerosis con sus beneficios antiinflamatorios, ya que actúa sobre el colesterol malo.

chica mira vino

2. Retrasa el envejecimiento

En la composición del alcohol, se encuentran los polifenoles, estas partículas son poderosos antioxidantes que ayudan a que las células se liberen del estrés oxidativo. El resveratrol, uno de los componentes del vino, inhibe las lipoproteínas de baja intensidad y mejora las plaquetas.

3. Reduce las posibilidades de padecer cáncer

Algunos estudios han demostrado que los polifenoles, y en concreto el resveratrol encontrados en el vino, ayudan a combatir las células cancerosas del cuerpo. Estos provocan la muerte de las células cancerosas e invalidan la proteína que las ayuda a multiplicarse.

4. Beneficioso contra la anemia

El vino procura al cuerpo oligoelementos necesarios que reducen la anemia en la sangre. Algunos de los oligoelementos que podemos encontrar en el vino son el litio, el zinc, el magnesio, potasio, calcio y hierro.

pareja brindando

5. Fortalece los huesos

Como indicábamos antes, el vino contiene calcio, que ayuda a fortalecer los huesos. El vino resulta un potente aliado contra la osteoporosis. Estudios recientes han demostrado que el consumo moderado de vino lucha contra la pérdida ósea.

6. Disminuye el colesterol

Como comentábamos al principio, el vino ayuda a prevenir enfermedades cardiacas ya que ayuda a que el colesterol no se concentre en las arterias. Además se ha demostrado que aumenta los niveles de la proteína HDL, que es el colesterol bueno. Hay estudios que dicen que para reducir el colesterol es mejor el vino tinto que el blanco.

cena con amigos

7. Previene el alzheimer y la demencia senil

El resveratrol previene la formación de placas en el cerebro. Y algunos estudios en personas de avanzada edad demostraron que las personas que toman una copa de vino, tienen mejores resultados en las pruebas de memoria.

8. Disminuye hemorroides y varices

El vino ayuda en el flujo sanguíneo ayudando a que no se formen coágulos. Esto ayuda en la prevención de la aparición de hemorroides y varices.

9. Controla infecciones urinarias

Los componentes encontrados en el vino, eliminan hasta un 85% las bacterias que afectan al tracto urinario evitando la formación de infecciones urinarias.

uvas y vino

10. Lucha contra las alergias y el asma

La quercetina encontrada en el vino, libera la histamina de las células, que es la que provoca los síntomas de las alergias.

11. Disminución del estrés

Se recomienda una o dos copas para combatir el estrés. Los antioxidantes que se encuentran en el vino son la mejor herramienta para combatir el estrés.

12. Mejora la digestión

Los taninos encontrados en el vino tinto aumentan la formación de saliva, que es esencial para que los alimentos entren bien en el organismo

Como podéis ver, el consumo moderado de vino ayuda al organismo a prevenir y luchar contra enfermedades. Es un buen aliado para nuestra dieta que nos proporciona antioxidantes y oligoelementos naturales tan necesarios para nuestro cuerpo. Si queréis saber qué vino os beneficia más dependiendo de vuestro estilo de vida, podéis salir de dudas aquí.

Edith Gómez
Apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online
¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta