Las 10 reglas de oro del marketing digital para bodegas

Viernes 20 de Enero de 2017

Leído › 5623 Veces

Estos son los elementos clave que sitúan a las bodegas a la cabeza en Internet

Con motivo de la reciente publicación del Ranking de Actividad Online (RAO) sobre 25 bodegas de Rioja, la agencia de marketing digital Suggiero, autora del estudio, revela las claves para que las bodegas puedan situarse a la cabeza en sus estrategias digitales en Internet.

Suggiero estudió para el RAO ocho áreas que se corresponden con las principales disciplinas en marketing digital: SEO, User experience, ecommerce propio, presencia en marketplaces, marketing de contenidos, reputación online, leads y contactos e internacionalización.

Además la agencia considera clave una serie de puntos estratégicos para mejorar la reputación online, como son el buen posicionamiento en buscadores, diseño de página web responsive y tiempos de carga rápidos, presencia en los marketplaces más concurridos de vino y Amazon, alto índice de actividad en redes sociales, espacio de noticias propio, actualizado con regularidad, web disponible también en inglés.

Estas son las claves para situar a una firma vinícola a la cabeza en Internet:

1. La importancia de vender bien en casa

Vender en internet es cada día más fácil. A medida que caen las barreras del comercio online e incrementan las vías de pago y distribución, los usuarios están cada vez más dispuestos a comprar desde plataformas digitales. De este modo, tener un ecommerce propio es una opción cada vez más atractiva para cualquier empresa que se dedique a producir o distribuir.

2. Comunicación en tiempo real

El chat online, Whatsapp o cualquier herramienta de comunicación en tiempo real, de uso cada vez más extendido en tiendas online, mejora de gran manera el índice de conversiones por su inmediatez y cercanía a la hora de resolver dudas del cliente.
Del mismo modo que un dependiente en un comercio físico puede guiarle al comprador en su proceso de adquisición, el chat directo elimina barreras y fomenta la compra de artículos adicionales, maximizando el valor del ticket de venta.

3. Ecommerce propio

Tener un ecommerce propio no basta para causar un impacto positivo en el volumen de pedidos. También hay que hacerlo bien, tratando de implementar el máximo número de características al alcance de los ecommerces hoy en día.

4. Google, el mejor amigo de todos

Del mismo modo que no podemos pretender vender galletas en una tienda en la que no entre nadie, la parte digital de nuestro negocio no puede funcionar si no recibe tráfico. Y para que un usuario que no nos conozca acceda a nuestra web, primero tendrá que encontrarnos en un buscador.

5. El posicionamiento

El SEO (Search Engine Optimization) es una disciplina del marketing digital a través de la cual lograremos que nuestra página web esté mejor posicionada. Esto se consigue prestando atención a los términos de búsqueda y a nuestra competencia en el sector, tras lo cual elaboramos una estrategia para que todos los contenidos de nuestra web (tanto los que se pueden ver como los que no) nos ayuden a posicionarnos mejor en los resultados de búsqueda.

6. Ojo con las tendencias

El SEO es una carrera a largo plazo. Los contenidos van encontrando su posición en los resultados de búsquedas orgánicas con el tiempo y, por más trabajada que esté una página en SEO, es posible que los cambios no se aprecien hasta semanas o incluso meses después. Por eso importa la tendencia del índice de visibilidad. Una web bien posicionada pero con un índice de visibilidad en descenso tiene más de qué preocuparse que otra con un índice más modesto pero en crecimiento.

7. Mucha presencia en tienda ajena

Los denominados Marketplaces online son portales en los que particulares y empresas compran y venden a un precio competitivo y en unas condiciones comerciales de máxima confianza. Tener una tienda propia no debe ser impedimento para que también podamos recurrir a otras plataformas de distribución digital con un tráfico superior.

8. La posición vuelve a ser importante

No basta con tener presencia en un marketplace, también hay que gestionarla y procurar que los productos tengan la mayor visibilidad posible, ya que las conversiones se verán considerablemente afectadas por esto. Los productos en primera página de la sección "tintos" de un marketplace de vinos, por ejemplo, van a producir muchas más ventas que aquellos que se encuentren en páginas posteriores. Otros factores como el correcto nombramiento de los artículos, una ficha de producto completa y la capacidad de adquirir un vino en distintos formatos también ayudará a que una marca de vino destaque sobre la mayoría en un marketplace.

9. Amazon promete

Amazon comenzó hace no mucho vendiendo libros en formato físico por internet. En los últimos años ha conseguido desbancar a los marketplaces competidores vendiendo productos de todo tipo de categorías y ya es el sitio web de compra online por excelencia. Amazon promete causar un gran impacto en el sector de la alimentación con Amazon Fresh, poniendo pie en el sector de los supermercados online. El "super" es uno de los canales de compra clásicos de los productos vinícolas, y por eso es estratégicamente interesante lograr una buena presencia en la sección Vinos de Amazon, que ya existe y cuenta ya con cerca de 10.000 referencias.

10. No nos olvidemos del social media

Las redes sociales son un campo del marketing digital que requiere gran atención y sensibilidad por parte de las compañías para generar el efecto deseado, que en caso de empresas comerciales es el de afectar positivamente su reputación, visibilidad y percepción de cara al público más relevante: su target.

Aunque lo más intuitivo sea valorar la labor en redes sociales de una compañía por su número de fans o seguidores, lo cierto es que lo que más importa es la calidad de estos. Un usuario que se ha convertido en fan de una marca en redes sociales porque ha sentido que esta produce contenido relevante, entretiene o se identifica con sus propios valores es un seguidor mucho más valioso que uno que dio like a la página para conseguir un descuento puntual. El seguidor comprometido compartirá más publicaciones, abogará más por la marca y causará un mayor número de conversiones que el otro tipo, que tenderá a tener una actitud más pasiva.

¿Te gustó el artículo? Guárdalo

Comenta