10 grandes beneficios del vino tinto que te sorprenderán

Edith Gómez

Jueves 24 de Noviembre de 2016

Leído › 32078 Veces

Una o dos copas diarias mejorará notablemente tu bienestar. Veamos por qué.

El vino tiene beneficios para nuestra salud. Pero, como toda bebida con contenido alcohólico, los beneficios vienen con el consumo moderado.

Una o dos copas diarias de este tributo natural y de hechizante sabor acompañará tus platos y mejorará notablemente tu bienestar. Veamos por qué.

1. Un aliado para bajar de peso

Un nuevo estudio de la Universidad de Oregón en Estados Unidos asegura que uno de los compuestos presentes en el vino puede ayudar a las personas con sobrepeso a quemar mejor la grasa, especialmente en el hígado.

Esto puede ser importante para prevenir la aparición de enfermedades típicamente relacionadas con la obesidad, como la esteatosis hepática, más conocida como hígado graso. Obviamente, los resultados serán más visibles si lo combinamos con una dieta equilibrada y libre de grasas.

2. Potenciador para nuestro cerebro

Un estudio revela que un consumo moderado de alcohol – principalmente el vino - puede reducir el riesgo de padecer problemas de memoria e incluso disminuiría el peligro de desarrollar el Mal de Alzheimer.

Se entiende por consumo moderado una copa diaria para las mujeres y dos copas para los hombres, considerando una copa como cinco onzas de vino o 12 onzas de cerveza. Esto ayudaría a reducir hasta en un 23% el riesgo de desarrollar problemas de memoria y Alzheimer.

Resuelve las inflamaciones, evita el endurecimiento de las arterias, y además, inhibe la coagulación mejorando así el riego sanguíneo.

3. Trata las infecciones de las encías

A parte de ser un fantástico antioxidante se ha comprobado que puede ayudar tanto en el tratamiento como en la prevención de la enfermedad de las encías (la enfermedad periodontal).

Numerosos estudios han comprobado que las semillas de la uva tienen propiedades antiinflamatorias a parte de las antioxidantes mencionadas anteriormente.

Los polifenoles, por tanto, participan en la eliminación de los radicales libres liberados por células inmunes estimuladas con componentes de bacterias que causan enfermedades periodontales. Dichos radicales libres se generan por células inmunes en la enfermedad periodontal, por lo que es muy importante tenerlas en un nivel bajo para mantenerlas en perfecto estado.

4. Combate el cansancio

Parece difícil de creer, pero según una investigación realizada en The FASEB Journal, aseguran que un compuesto específico presente en las uvas – revesterol – es el que nos ayuda cuando el trabajo y las responsabilidades nos tienen agotados. Si quieres una alternativa a dormir, el vino será una buena.

5. Aumenta nuestras endorfinas

Gracias a un estudio sabemos que el vino incide directamente en el nivel de endorfinas. Las endorfinas son unas pequeñas proteínas que todos conocemos como las causantes del bienestar y de la felicidad, son el antidepresivo natural.

Si hacemos más deporte producimos endorfinas, por ejemplo. Pero resulta que si bebemos vino, también producimos endorfinas. Pero cuidado hasta cierto punto.

No olvides que el vino combinado con determinados alimentos y platos potencia aún más su sabor y el disfrute de los mismos.

6. Limpia nuestro paladar

¡Ver para creer! Se ha demostrado que gracias a las propiedades astringentes del vino, cuando acompañamos nuestros platos con una copa de vino terminarás percibiendo de forma más intensa el sabor de los alimentos.

En el caso de las carnes, reduce el sabor de las grasas. Otro beneficio que nos impulsa a tener una copita de vino al lado de ese plato que tanto te gusta. ¡Te gustará aún más!

7. Bueno para reducir el colesterol

De todos los polifenoles existentes en el vino tinto, el más importante es el resveratrol, una sustancia química rica en antioxidantes que tiene el potencial de mejorar la salud cardiovascular.

El resveratrol, según la Mayo Clinic, podría ser un ingrediente clave en el vino tinto para la prevención de daño a los vasos sanguíneos, la formación de coágulos y la reducción del colesterol "malo".

8. Excelente para nuestra salud cardíaca

El consumo de vino con moderación, y en las comidas, es un componente esencial del patrón alimentario denominado 'dieta mediterránea' y, precisamente tiene una relación entre el consumo de vino y su influencia en la reducción de la mortalidad general y de las enfermedades cardiovasculares.

El vino, especialmente el tinto, tiene efectos protectores cardiovasculares adicionales, que dependen de los polifenoles derivados de la uva que contiene, siendo el resveratrol el más conocido.

9. Reduce el riesgo de cáncer

¡Dicen que beber vino previene el cáncer! según el Centro de Investigación de Cáncer de Fred Hutchinson beber un vaso de vino al día disminuye el riesgo de contraer cáncer de próstata en un 50% de los casos.

El vino tinto es bueno para el cáncer de colon, pulmón, proóstata, garganta y en definitiva para prevenir todos los tipos de cáncer.

El vino tinto para el cáncer es bueno en gran parte debido al famoso resveratol, que está presente en el vino.

10. Combate las infecciones urinarias

Gracias a sus propiedades antioxidantes y astringentes, el vino tinto podría tener efectos similares a los del jugo de arándano para prevenir las infecciones en las vías urinarias.

Edith Gómez
Apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online
¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta