El vino tinto combate mejor el cáncer que el uso de pastillas, según la Universidad Leicester

Viernes 30 de Octubre de 2015

Leído › 9371 Veces

Las dosis moderadas de resveratrol contenidas en una copa de vino tinto son más eficaces en el tratamiento del cáncer que dosis 200 veces mayores en comprimidos o pastillas

Los científicos se han centrado en los últimos tiempos en los beneficios para la salud del resveratrol, un compuesto polifenólico que se encuentra muy presente en el vino tinto, también en el blanco aunque en menor presencia y ciertos alimentos.

Numerosos estudios han demostrado que este compuesto tiene un gran potencial para la salud debido a que beneficia al organismo en numerosos aspectos, desde la prevención de la depresión, a la mejora en pacientes con diabetes, e incluso en la prevención de diversos tipos de cáncer.

Pero la gran pregunta que se hace mucha gente y que todavía no ha sido respondida es: ¿Mejor consumir resveratrol en copa o en pastilla? Es decir como lo asimila y procesa mejor el organismo, tomándolo de manera natural continuada y moderada a través de una copa de vino tinto diaria, o mediante suplementos alimenticios en forma de comprimidos o pastillas.

Hasta ahora se consideraba que el resveratrol era eficaz en grandes dosis, de hecho en cantidades muy superiores a la cantidad que se consume en la dieta habitual.

Sin embargo, una nueva investigación de un equipo de la Universidad británica de Leicester desafía esta teoría y propone que "más no es mejor". Los científicos analizaron si el resveratrol podría ayudar en el tratamiento y prevención del cáncer colorrectal, y encontraron que la cantidad de resveratrol contenida en una sola copa de vino tinto puede ser más eficaz que una dosis mayor.

El estudio, publicado en la edición del 29 de julio de la revista Science Translational Medicine, se centró en la quimioprevención del cáncer de colon. La quimioprevención es una ciencia en desarrollo de la utilización de medicamentos, vitaminas o compuestos derivados de la dieta para reducir el riesgo, el desarrollo o la recurrencia de cáncer. Investigaciones anteriores habían probado grandes dosis de resveratrol como un candidato a la quimioprevención, pero con resultados inconsistentes y desalentadores.

Para este estudio, los investigadores modificaron la variable "cantidad" y probaron el efecto de una cantidad factible dietética de resveratrol, en concreto la cantidad contenida en una copa típica de vino tinto (150ml) tanto en ratones como en humanos. Para contrastar también probaron en otros sujetos la dosis de un suplemento común (pastillas), que es 200 veces mayor. Se midió la cantidad de resveratrol que alcanzó los tumores intestinales y si se detuvo la progresión del cáncer.

La conclusión: La cantidad de resveratrol que hay en una copa de vino tinto combatió mucho mejor el cáncer y ofreció los resultados más prometedores. El equipo determinó que el resveratrol de una copa de vino tinto induce cambios biológicos significativos en el organismo que sugerían que podría prevenir el cáncer colorrectal, y resultó más potente que dosis mucho más altas en pastillas.

En los ratones de laboratorio, la baja ingesta de resveratrol (vino tinto) disminuye la carga tumoral, el número o el tamaño de las células cancerosas, en aproximadamente un 52 por ciento, mientras que la ingestión elevada (pastillas) disminuye la carga en sólo un 25 por ciento.

Además, y para sorpresa de los científicos, se descubrió que los efectos anticancerígenos demostraron ser más exitosos cuando se combinan con una dieta alta en grasas. Un matiz imprevisto que es algo que planean explorar en futuras investigaciones.

Resveratrol para la recuperación de los traumatismos

La mayor parte de los potenciales beneficios para la salud del resveratrol se han atribuido a su capacidad para actuar como un compuesto anti-inflamatorio y antioxidante. Pero una sinopsis reciente de varios estudios realizados por un equipo de la Universidad Chang Gung en Taiwán, publicado en el volumen de 2015 de Mediators of Inflammation, encuentra que el resveratrol podría ayudar a los órganos vitales en la recuperación post-trauma, y no sólo debido a las capacidades antioxidantes y anti-inflamatorias pero tal vez debido a una propiedad, aún no entendida, para modificar la capacidad de comunicación de las células.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, lesiones accidentales, tales como caídas, accidentes automovilísticos u otros traumas físicos matan a más personas entre las edades de 1 a 44 años que cualquier otra enfermedad. Cuando el cuerpo es herido gravemente, reacciona, provocando la inflamación alrededor de los órganos dañados generando una respuesta inmune del sistema. Si hay pérdida de sangre, el cuerpo puede centrarse en mantener el flujo de la sangre hacia el corazón y el cerebro, a expensas de los órganos.

Los investigadores encontraron que las propiedades anti-inflamatorias del resveratrol parecen jugar un papel importante en la aceleración de la curación de órganos como el hígado, los pulmones, los intestinos y el corazón al frenar la inflamación y la hinchazón. Pero también encontraron que el resveratrol parece alterar la manera en cómo se comunican las células, provocando la producción de compuestos que pueden ayudar a la curación y la supresión de la producción de compuestos que conducen a la inflamación. Con cada uno de los órganos estudiados por separado la curación se aceleraba cuando se administró resveratrol.

Los autores subrayan que se necesitan más estudios para comprender cómo las células se comunican cuando entran en contacto con el resveratrol para desarrollar posibles tratamientos para los pacientes con heridas o traumatismos.

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta