Culler de Pau, el sabor del Atlántico

Redacción

Martes 02 de Agosto de 2011

Leído › 2189 Veces

El restaurante 'Culler de pau' es, sin duda, uno de los locales más prometedores del universo culinario de Galicia

Olleros llevaba cuatro años intentando hacer algo, hasta que montó su propio Restaurante: Culler de Pau

Javier Olleros

Según Javier Olleros, "los platos de Culler de Pau tienen unas claras referencias a la tradición y están inspirados, sobre todo, por el entorno, pero sin dejar de mirar otras zonas o productos".

Relacionados
    {iarelatednews articleid="2932"}

Con un Sol Repsol y nominado como 'Restaurante Revelación - Madrid Fusión 2010', el restaurante 'Culler de pau' es, sin duda, uno de los locales más prometedores del universo culinario de Galicia.

Su artífice, el Chef Javier Olleros, que emprende una nueva y elegante aventura culinaria, es un cocinero que en los últimos años ha pasado por algunas cocinas verdaderamente importantes (Solla, Cannas, Martín Berasategui, Sergi Arola, Balzac -Madrid-, Bica do Sapato -Lisboa-, Seiji Yamamoto -Tokio-...) y que cuando tuvo la oportunidad optó por un negocio en el que el producto de proximidad de su zona natal manda.

Olleros llevaba cuatro años con la idea de 'Culler de Pau' en la cabeza. Hijo de hosteleros (sus padres son propietarios del Hotel Mar Atlántico, en O Grove), el cocinero, formado en Santiago de Compostela, se veía "limitado en el trabajo en el hotel, debido al perfil de cliente que tenemos en un establecimiento de temporada de verano".

Por eso, buscaba su propio local para "poder cocinar todo el año". Tras barajar ubicaciones urbanas como Pontevedra o Vigo, Olleros y su mujer -Amaranta Rodríguez, que le acompaña en la aventura- optaron por O Grove. "Era donde nuestra cocina iba a tener realmente sentido. Es donde crecí y tengo mis raíces", explica.

Cercano, agradable y humilde, Javier Olleros presenta su fórmula gastronómica. "Es una oferta tradicional y de producto un poco diferente y más personal. Aquí hacemos una cocina de producto, de proximidad y de claras referencias a la tradición. Eso sí, con influencias de los restaurantes en donde he estado. Por ahora, éste es el camino. Espero que poco a poco se reconozca una cocina más personal. Ése es nuestro objetivo", resume.

Con ese punto de partida 'Culler de Pau' ha conseguido, en los dos años que lleva abierto (abril 2009), convertirse en la revelación gastronómica en Galicia, y en uno de los recién llegados más importantes de España, con una propuesta netamente gallega, con precios muy asumibles y con una oferta que, al mismo tiempo que entronca con los grandes restaurantes gallegos contemporáneos, deja lugar para la personalidad propia.

Restaurante

La originalidad de Culler de Pau radica en su ubicación, un edificio vanguardista, minimalista, que combina sabiamente el luminoso blanco, la madera y el cristal.

Es éste uno de esos sitios en los que el placer comienza antes de probar la comida, un local precioso que desemboca en una maravillosa sala, amplia, elegante y coronada por un ventanal. Mesas perfectamente preparadas, mantelería de hilo y cristalería magnífica.

Diez mesas en un edificio de diseño, a través de enormes ventanas, con unas increíbles vistas, que se abren a la boca de la Ría de Arousa, permitiendo distinguir los islotes de Noro y Vionta, Ribeira y la original perspectiva de la sierra del Barbanza que ofrece O Grove.

Cocina

Cocina joven y creativa, siempre de la mano de Javier Olleros, con cuidado diseño de los platos, en Culler de Pau se sirve un menú innovador, contemporáneo, pero sencillo.

Tiempos, temperaturas, servicio se ajustan como en un restaurante con años de experiencia. Algo inusual. Entra el sol por este edicio casi translúcido, y los platos resultan bellos, armoniosos, con un montaje dinámico, con salsas y espumas que conducen visualmente en líneas hasta el ingrediente principal.

El resultado es una cocina de raíces gallegas pero con influencias de todas las cocinas por las que ha pasado Olleros, un Chef que pertenece a una nueva generación de cocineros de alta técnica con conciencia de sus raíces.

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta