Bodegas Yuste presenta el nuevo fino Conde de Aldama

Más quince años de vejez contemplan a esta joya sanluqueña

Escrito por

Viernes 24 de Mayo de 2024

Compártelo

Leído › 1693 veces

Bodegas Yuste lanza al mercado un nuevo vino bajo la gama Conde de Aldama, se trata de un Fino que forma parte de la colección de joyas enológicas del empresario Francisco Yuste Brioso.

Un Fino viejo, nacido en viñedos de uva Palomino en tierras albarizas del Jerez Superior, envejecido durante un largo periodo de tiempo en una bodega almacenista jerezana ya desaparecida, pasando sus últimos años de crianza en Sanlúcar de Barrameda. Esta dualidad geográfica confiere al vino carácter y personalidad.

Su prolongada crianza biológica de más de quince años en botas centenarias de roble americano, hace que el velo de flor se encuentre en la bota de forma debilitada, otorgando unos sutiles matices oxidativos que incrementan su complejidad organoléptica.

Se trata de una saca única, limitada a 200 botellas en formato mágnum, procedente de la bota número nueve de la solera de Fino que Francisco Yuste alberga en el casco bodeguero de Miraflores. La selección ha sido realizada por el enólogo de la bodega, Miguel Villa y su capataz, Manuel Rodríguez. Se presenta en rama, sin filtrar, de la bota a la botella sin ningún tipo de tratamiento previo al embotellado artesanal totalmente a mano.

Este Fino viene a engrosar la gama Conde de Aldama de Bodegas Yuste, una antología de vinos particulares formada por los Blancos de Palomino o Pedro Ximénez, Manzanilla Pasada, Raya Cortada o Listán Dulce.

De color oro viejo, presenta una intensidad aromática muy alta, punzante, con notas a levadura, almendras, tostados y madera vieja. En boca tiene una notable presencia, salino, untuoso, seco pero envolvente, muy largo y persistente.

Vino ideal con cualquier aperitivo que armoniza con ensaladas, sopas frías, arroces, carnes blancas y, por supuesto, con jamón ibérico, salazones, marisco y pescado.

Un artículo de Carlos M. Montero
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 1693 veces