El vino en China: un giro en el paladar del gigante asiático

La importación de vino en China se redujo a la mitad en seis años, priorizando la compra de vinos de mayor valor

Jueves 07 de Marzo de 2024

Compártelo

Leído › 2524 veces

El panorama vinícola global se encuentra en constante evolución, y uno de los mercados que más ha llamado la atención en las últimas dos décadas es, sin duda, China. Este gigante asiático, conocido por su rápida transformación económica y su creciente clase media con poder adquisitivo, se ha convertido en un escenario prioritario para los productores de vino de todo el mundo. Sin embargo, el año 2023 ha marcado un punto de inflexión en la trayectoria de importación de vinos en China, mostrando cambios significativos que podrían redefinir las estrategias de comercialización y exportación de muchos países productores.

Durante 2023, China ha visto una notable reducción en sus importaciones de vino, tanto en volumen como en valor. Según datos analizados por el Observatorio Español del Mercado del Vino (OeMv), las importaciones cayeron un 26% en volumen y un 15,2% en valor, alcanzando los 249 millones de litros y los 8.220 millones de yuanes respectivamente. Este descenso llevó el volumen adquirido a su punto más bajo desde 2009, y el gasto alcanzó su menor nivel desde 2010. Estos números contrastan marcadamente con los máximos históricos alcanzados en 2017, cuando China importó 751 millones de litros de vino por un valor de 18.850 millones de yuanes, destacándose como el mercado de mayor crecimiento en lo que va del siglo.

El análisis del OeMv revela también una evolución notable en el tipo de vino importado por China, reflejando cambios en las preferencias de consumo. Mientras que en el año 2000, el vino a granel representaba el 93,6% del volumen total importado, en 2023 esta cifra cayó al 36,5%, con el vino envasado liderando las importaciones. Este cambio no solo señala una preferencia por productos de mayor valor añadido, sino también una evolución en el paladar del consumidor chino, que ahora se inclina por vinos considerados de mejor calidad y con presentaciones más sofisticadas.

La reducción en las importaciones no se distribuyó de manera uniforme entre los diferentes tipos de vino. El vino envasado, por ejemplo, experimentó una caída del 30,2% en volumen, pero aún así dominó el mercado de importaciones con 152,2 millones de litros. En contraste, el vino a granel mostró una caída menos pronunciada en volumen, del 17,8%, aunque su valor se redujo significativamente. Este dato es particularmente interesante, ya que sugiere una resistencia del mercado chino a abandonar completamente el vino a granel, posiblemente debido a su asequibilidad y conveniencia para ciertos segmentos del mercado.

Analizando las importaciones por país de origen, se observa un cambio en las dinámicas de mercado. Sudáfrica y Nueva Zelanda fueron los únicos países que vieron un aumento en el volumen de vino exportado a China, con crecimientos del 13,4% y 19,3% respectivamente. Este hecho resalta la diversificación de fuentes de vino por parte de China y podría indicar una búsqueda de nuevos sabores y experiencias enológicas por parte de los consumidores chinos. Por otro lado, países tradicionalmente fuertes en este mercado, como España e Italia, han visto disminuir su cuota, lo cual podría reflejar cambios en las preferencias de consumo o en las estrategias de precio y comercialización.

En cuanto a los precios, el incremento generalizado del precio medio del vino importado a China destaca la tendencia del mercado hacia productos de mayor calidad y valor añadido. El vino espumoso, por ejemplo, no solo aumentó su precio medio significativamente, sino que también superó al vino a granel en valor, a pesar de una caída en volumen. Esto sugiere una apreciación creciente por vinos especiales y de celebración, posiblemente impulsada por el creciente interés en la cultura del vino y las experiencias de consumo premium.

Estos cambios en el mercado vinícola chino ofrecen tanto desafíos como oportunidades para los productores de vino de todo el mundo. La adaptación a las preferencias cambiantes de los consumidores, la inversión en la calidad y la presentación del producto, y la exploración de nuevos mercados y segmentos de consumidores serán clave para quienes busquen capitalizar las tendencias emergentes. Además, la situación destaca la importancia de la diversificación de mercados y la necesidad de no depender excesivamente de un único mercado, por grande y prometedor que este pueda parecer.

El año 2023 ha sido testigo de un cambio significativo en el mercado del vino en China, con reducciones en las importaciones que reflejan tanto desafíos económicos como cambios en las preferencias de consumo. Sin embargo, estos mismos cambios ofrecen pistas sobre el futuro del mercado y la dirección que los productores y exportadores de vino pueden tomar para seguir siendo relevantes en este dinámico escenario.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 2524 veces