Una cata sin barreras: La Mancha abre el mundo del vino a la discapacidad visual

DO La Mancha y la ONCE se unen en una experiencia vinícola inclusiva

Miércoles 21 de Febrero de 2024

Compártelo

Leído › 1821 veces

La innovación en la cultura del vino ha tomado un nuevo rumbo en La Mancha, específicamente a través de una iniciativa que rompe barreras y abre caminos hacia la inclusión. Este esfuerzo, liderado por el Consejo Regulador de la Denominación de Origen (DO) La Mancha, ha dado un paso significativo al organizar una cata de vinos especialmente adaptada para personas con discapacidad visual, en colaboración con la Organización Nacional de Ciegos Españoles (ONCE). La actividad, que tuvo lugar el pasado 19 de febrero, no solo fue un encuentro con el vino, sino también una jornada llena de descubrimientos sensoriales y aprendizajes compartidos.

La visita comenzó con una inmersión en la rica cultura vitivinícola de La Mancha, permitiendo a los participantes explorar la historia y las tradiciones que envuelven a esta emblemática bebida. El recorrido incluyó una visita al edificio del Consejo Regulador y al Centro de Interpretación del Vino, donde los juegos interactivos se convirtieron en una herramienta fundamental para agudizar los sentidos antes de la cata propiamente dicha. Según palabras de Pascual León, director de la agencia ONCE en Alcázar de San Juan, esta actividad surgió con el objetivo de ofrecer una experiencia diferente centrada en la gastronomía y, cómo no, en el vino, el tesoro líquido de La Mancha.

La sesión de cata estuvo liderada por María Trujillo, quien junto a su equipo, preparó una serie de talleres diseñados para entrenar y afinar el olfato y el gusto. Los vinos seleccionados incluían un blanco airén, así como tintos tempranillo de diferentes crianzas. A través de estas degustaciones, los asistentes pudieron identificar y disfrutar de los variados aromas y matices que cada vino ofrecía, demostrando que la discapacidad visual no es un límite para apreciar la complejidad y la belleza del mundo vinícola.

Las reacciones de los participantes no se hicieron esperar, con Manuel Peinado destacando la experiencia como "especial y única", y José Martínez, Presidente territorial de la ONCE en Castilla-La Mancha, subrayando el valor educativo y enriquecedor de la actividad. Este evento no solo permitió a los asistentes acercarse al vino desde una nueva perspectiva, sino que también destacó la importancia de hacer más accesible la cultura del vino, fomentando una mayor apreciación por este producto que es tan central en la dieta mediterránea y en la identidad cultural de la región.

La iniciativa del Consejo Regulador de la DO La Mancha y la ONCE es un claro ejemplo de cómo el sector vinícola puede innovar en materia de inclusión, demostrando que el disfrute del vino puede trascender barreras y ser una experiencia compartida por todos. Este tipo de actividades no solo enriquecen a los participantes, sino que también educan al público en general sobre la importancia de la accesibilidad y la inclusión en todas las esferas de la vida, incluida la apreciación del vino. La sede del Consejo Regulador, ahora parte de la Ruta del Vino de La Mancha, se consolida así como un punto de encuentro importante para el enoturismo, ofreciendo una experiencia cultural y sensorial que está al alcance de todos.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 1821 veces