Cata histórica de los vinos Alejairén de la Familia Fernández Rivera en Madrid Fusión 2024

La capacidad evolutiva de la variedad Airén a través de los vinos de la Familia Fernández Rivera. Alejairen, vinos de largo recorrido

David Manso

Martes 30 de Enero de 2024

Compártelo

Leído › 2919 veces

Un año más, y van cuatro ya, la Familia Fernández Rivera acude a Madrid Fusión dentro del marco de actividades enogastronómicas que esta cita internacional acoge. Nuevamente, la sala de catas de "The Wine Edition" es el escenario para una cata diferente, más bien especial, histórica. Un recorrido por todas las elaboraciones de la variedad Airén nacidas en su bodega en La Mancha, Bodegas El Vínculo.

Varias circunstancias llevaron al desembarco del grupo Fernández Rivera en La Mancha. La principal, la atracción que su creador Alejandro Fernández sentía por esta zona de producción por su clima propicio para el cultivo de la vid por sus días calurosos y sus noches frescas. Esa atracción, ese vínculo con esta tierra le llevo a adquirir la finca de "La Golosa" en Campo de Criptana y fundar Bodegas El Vínculo en el año 1999. Una finca de suelos arenosos, de viñas viejas prefiloxéricas mitad Cencibel (Tempranillo), mitad Airén que recuperaron para arrancar su andadura manchega. De esta última variedad saldrán los vinos de la cata que hoy disfrutamos en Madrid Fusión.

Antes de arrancar la cata de los vinos oficiales, aquellos que se presentaban al evento, llega una sorpresa, un nuevo proyecto que hoy ve la luz, una elaboración de la misma variedad Airén en tinaja, Alejairén Tinaja 2022. Los vinos de Alejairen hasta hoy siempre se caracterizaban por realizar la crianza en barricas de roble francés, inicialmente durante dos años, 24 meses, hasta los 15 – 16 meses actuales. Periodo este que han ido adaptando para conseguir un mayor equilibrio entre el aporte de la madera sin que esta sea muy invasiva y que preserve, y no tape, la tipicidad de la variedad. Con esta elaboración en tinaja se busca recuperar las elaboraciones tradicionales de la zona, tierra que se ha caracterizado por elaborar sus vinos en estos recipientes de barro que confieren a los vinos una mayor pureza sin la necesidad de que la madera interfiera en su crianza. Un vino con frescura, de intensidad aromática, muy varietal y con la complejidad y el volumen que aporta su crianza sobre lías.

Tras esta sorpresa es turno de probar los vinos en una cata vertical de las diferentes añadas que la bodega ha elaborado desde su llegada a La Mancha.

Vinos catados:

  • Alejairén Crianza 2022
  • Alejairén Crianza 2020
  • Alejairén Crianza 2017
  • Alejairén Crianza 2013
  • Alejairén Crianza 2010
  • Alejairén Crianza 2017

La filosofía que se busca en estos vinos según el equipo de enólogos, Lucía Pascual y Rodrigo Pons, es la de "crear unos vinos envejecidos en barrica con crianzas largas que permitan su guarda y a su vez evolucionen en el tiempo, pero con una evolución reductiva, algo que les diferencie y que les haga únicos". Así, en la cata de las sucesivas añadas pude comprobar de primera mano esa reducción positiva que permitía al vino expresar las cualidades de la variedad Airén y el aporte de la madera, principalmente de aromas terciarios, y una mayor complejidad con el paso del tiempo. Interesante ver como esa evolución, manteniendo frescura, confería a las añadas más jóvenes fruta fresca, para según se profundizaba en las añadas esta pasaba a fruta madura, e incluso en la última añada 2017 a compota (orejones), manteniendo todos ellos una buena acidez. Las notas ahumadas también van evolucionando con cada añada llegando estas a asimilarse a las que se desprenden de los vinos de Jerez en la más longeva (2017). De hecho, a cata ciega, este último vino bien podría asemejarse a un vino llegado del sur. Salinidad, tiza, almendra, mineralidad, ligero amargor, con volumen y muy largo.

Una interesante cata en la que queda demostrada la capacidad en elaboración de vinos de calidad y de envejecimiento de la tan denostada variedad Airén. Una evolución reductiva que en esta ocasión no es un defecto, que es buscada, y que permite expresarse a la variedad junto con el aporte de la madera y la evolución en botella  los largo del tiempo.

David Manso
Licenciado en Marketing y apasionado del vino.
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 2919 veces