El valor del vino en la alimentación española se disparó un 25% hasta mayo

Miércoles 14 de Octubre de 2020

Compártelo

Leído › 951 veces

Gracias sobre todo al extraordinario crecimiento en abril y mayo, los dos primeros meses de confinamiento tras el estado de alarma por la pandemia de coronavirus

Según los datos del panel de alimentación publicados recientemente por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) y analizados por el Observatorio Español del Mercado del Vino (OeMv), las compras de vino en el canal de alimentación español crecieron notablemente durante los 5 primeros meses de 2020, algo más en términos de valor (+25%) que de volumen (+21%), al subir el precio medio un 3,4% hasta los 2,85 €/litro (+10 céntimos). El consumo alcanzó los 176,6 millones de litros (+30,4 millones) y los 502,5 millones de euros (+100 millones).

Como muestra el gráfico superior, este crecimiento se explica por el enorme aumento registrado en abril y mayo, los dos primeros meses completos de confinamiento tras la decretación del estado de alarma en España a mediados de marzo, como consecuencia de la pandemia de coronavirus. Así, 2020 empezó con una caída del volumen de vino adquirido en alimentación del 8,9% en el mes de enero (- 2,6 millones de litros), con ligero aumento del 2,9% en febrero (+0,8 millones) y del 1,3% en marzo (+0,3 millones); y llegaron abril y mayo, cuando las compras se dispararon un 61,2% (+18 millones) y un 46,4% (+14 millones) respectivamente.

Hay que recordar que alimentación es solo uno de los canales de consumo de vino en España y que los datos analizados en el presente informe no incluyen, por tanto, las cifras de HoReCa (hostelería), así como de un tercer canal que incluiría las compras de vino online, las compras directas a bodegas, autoconsumos, catering y establecimientos temporales, actividades relacionadas con el enoturismo, etcétera.

El vino con DOP crece por encima del resto y se consolida como el principal vino adquirido en alimentación, tanto en valor como en volumen

El vino tranquilo con Denominación de Origen Protegida (DOP) fue el producto que más creció en la alimentación española entre enero y mayo de 2020, por encima del 35%, hasta los 76,4 millones de litros (+20 millones) y los 315,5 millones de euros (+82,4 millones). Ha superado al vino tranquilo sin DOP ni IGP como el principal vino adquirido en este canal en términos de volumen ya supone el 43,3% del total, mientras que refuerza su liderato en valor con el 62,8% del total. El aumento de las compras de vino con DOP se acercó al 80% en abril y al 70% en mayo, si bien ya creció a buen ritmo durante los tres primeros meses de 2020.

Por su parte, el vino tranquilo sin DOP ni IGP creció casi un 18%, hasta los 75 millones de litros (+11,3 millones) y los 101,5 millones de euros (+15 millones). Ambos mantuvieron sus precios medios estables, con 4,13 €/litro el DOP y 1,35 € el vino sin indicación. Las compras de vino sin DOP ni IGP también se dispararon en abril y mayo, aunque menos que las de DOP, si bien, a diferencia de éste, registraron caídas en enero y marzo.

Por otra parte, el Cava y otros espumosos con DOP crecieron en la alimentación española un 19% en volumen y un 15,7% en valor entre enero y mayo, hasta los 8,2 millones de litros y los 37,5 millones de euros, a un precio medio un 2,7% inferior (de 4,68 a 4,55 €/litro), siendo la única categoría que realmente bajó de precio.

Tras registrar un 2019 muy positivo, las compras de vino con Indicación Geográfica Protegida (IGP) cayeron un 12,9% en volumen y un 9% en valor, hasta los 10,7 millones de litros y los 25 millones de euros, si bien el gran desarrollo registrado en mayo y sobre todo abril suavizó su caída acumulada. Su precio medio subió en 10 céntimos, hasta los 2,36 €/litro (+4,5%).

Buenos cinco primeros meses del año para el vino de licor, cuyas compras aumentaron un 6,2% en volumen y un 15% en valor, hasta los 5,4 millones de litros y los 20,3 millones de euros, a un precio medio un 8,3% mayor (de 3,49 a 3,78 €/litro).

La cara negativa en este convulso 2020 la encontramos en el vino de aguja, que registró descensos que rondaron el 50%, hasta los 0,8 millones de litros y los 2,6 millones de euros, a un precio medio mucho mayor (+13,8%, de 2,79 a 3,18 €/litro).

Por último, la demanda de bebidas con vino (incluye sangrías, tintos de verano y vermuts) creció mucho más en valor (+42%) que en volumen (+17%), al subir de precio por encima del 20% (de 1,90 a 2,30 €/litro). Sus compras alcanzaron los 24,6 millones de litros y los 56,6 millones de euros, tras registrar un enorme aumento en abril y mayo, particularmente en valor.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 951 veces

Comenta